• Diario Digital | lunes, 22 de julio de 2024
  • Actualizado 17:02

Internacionales - Honduras

Presentadora de televisión fue manoseada por mareros durante secuestro exprés

La presentadora vivió un duro momento tras ser víctima de un secuestro exprés cuando salía de su trabajo.

14611028_10210992620076628_6098067812780071451_n
Presentadora de televisión fue manoseada por mareros durante secuestro exprés

Una presentadora de televisión hondureña dio a conocer a través de redes sociales el calvario que vivió recientemente cuando dos mareros la interceptaron para robarle y abusar sexualmente de ella.

Gabriela Hernández es una joven comunicadora quien trabaja para el equipo de fútbol Motagua. Fue precisamente luego de su jornada de labores que sufrió un ataque en el taxi en el que se desplazaba.

Según su relato de los hechos, estos ocurrieron el pasado miércoles, cuando dos sujetos a punta de pistola se subieron junto con ella al automóvil, obligando al conductor a seguir sus órdenes.

Los asaltantes pusieron seguro y le dijeron a Hernández: “Aquí manda la mara”, recuerda la bella presentadora quien dijo intentó mantener la calma en todo momento.

Hernández manifestó que mientras los asaltantes le daban ordenes al taxista la manoseaban en sus partes íntimas, además la obligaron a quitarse su pantalón y tenis.

Al ver la situación que vivía la mujer, el conductor del taxi le manifestó que se tirara del vehículo algo que provocó que los mareros le dispararan en una de sus piernas y decidieron dejarlo tirado en un lugar de Tegucigalpa, lugar donde ocurrieron los hechos.

Con esta escena la mujer dice haber entrado en pánico y empezó a llorar recibiendo como respuesta de sus victimarios: “Calmate la cosa no es con vos pero colaboranos”.

Pero el sufrimiento de Hernández no terminó ahí, ya que fue obligada a ir a un cajero a retirar dinero, además uno de los delincuentes la obligó a besarlo para simular que eran pareja. “Mientras lo besaba el me seguía tocando”, aseguró.

Posterior a unas horas la mujer fue abandonada en un lugar del centro de la ciudad, con la amenaza que si volteaba a ver el carro le iba a pasar lo mismo que al taxista.

Hernández también manifestó su indignación ya que durante su privación de libertad pasaron por dos retenes policiales, pero en ninguno de ellos los agentes se alertaron de la situación que vivía.

“Mientras nuestros gobernantes andan en carros blindados y motorizadas a sus alrededores, nosotros nos exponemos a que nos maten por un par de lempiras o un celular”, finalizó su publicación Hernández.

Comentarios