• Diario Digital | viernes, 12 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00

Judiciales - San Miguel

Condenan a pandillero MS-13 que ocultaba miles de dólares de extorsión y venta de drogas en su casa

Walter Alexander López Amaya, alias "Cazador", fue declarado culpable de casos especiales de lavado de dinero y activos luego de un juicio en el que la Fiscalía demostró su pertenencia a la pandilla y su involucramiento en los hechos.
López Amaya, alias Cazados, MS-13, lavado de dinero copia
Foto EST/Archivo
Condenan a pandillero MS-13 que ocultaba miles de dólares de extorsión y venta de drogas en su casa

El Juzgado Primero de Sentencia de San Miguel condenó a 12 años de cárcel a un pandillero "corredor" de la Mara Salvatrucha (MS-13) que ocultaba miles de dólares en efectivo producto de las extorsiones en una vivienda.

Walter Alexander López Amaya, "corredor" de la célula Sailors Locos Salvatruchos de la MS-13, fue declarado culpable de casos especiales de lavado de dinero y activos luego de un juicio en el que la Fiscalía General de la República demostró su pertenencia a la pandilla y su involucramiento en los hechos.

López Amaya fue detenido en el mes de enero de 2019 en un allanamiento que las autoridades policiales y fiscales ejecutaron en su vivienda, en donde decomisaron $10,844 en efectivo producto de las extorsiones de la pandilla y de la venta de droga que llevaba a cabo la célula pandillera.

López Amaya era el "corredor" de la célula, es decir el encargado de supervisar y ordenar todos los ilícitos y crímenes de esa unidad pandillera que operaba en el oriente del país.

El día de su captura, López Amaya, conocido también por el alias de "Cazador", se encontraba en su casa en el barrio El Calvario, del distrito de Moncagua, en San Miguel, aunque operaba en San Francisco Gotera, cabecera departamental de Morazán, en donde extorsionaba a comerciantes.

Durante el allanamiento, también le decomisaron una camioneta marca Nissan, modelo Rouge, de año cercano al 2019, donde se transportaba. Un oficial de la policía dijo que el modo de operar de López Amaya era recolectar el dinero que los demás pandilleros exigían a las víctimas por medio de la renta.

Asimismo, a través de los registros de las autoridades, se descubrió que López Amaya además tenía órdenes de captura por homicidios que sucedieron en 2018, cuyas víctimas fueron pandilleros de la misma célula con los que tenía purgas internas.

“Lo que hacen es asesinarlos cuando les estorban o se rehúsan a las órdenes que el delincuente les indica,” señaló el oficial.

Para intentar confundir a las autoridades, López Amaya aseguró que él no era pandillero y que trabajaba como albañil, y que el dinero provenía de sus salarios. Sin embargo, la Fiscalía desbarató los argumentos del pandillero y comprobó su involucramiento en el delito de casos especiales de lavado de dinero.

Las autoridades advirtieron que el pandillero tiene procesos penales pendientes por los homicidios de los que se le acusa.

Comentarios