• Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:26

Judiciales - Posesión de pornografía

“Yo le decía que subiera la piernita y que la colocara a un lado”, confiesa hombre acusado de fotografiar desnuda a su sobrina

El sujeto llevó a la niña de ocho años al río Tomayate, en Ciudad Delgado, donde la despojó de su ropa interior y le tomó más de 20 fotografías de su área genital.

ABUSO SEXUAL A MENORES - VIOLACION
“Yo le decía que subiera la piernita y que la colocara a un lado”, confiesa hombre acusado de fotografiar desnuda a su sobrina

Un albañil de profesión fue condenado a pasar dos años bajo prisión, luego de que el Tribunal 5° de Sentencia de San Salvador lo procesara judicialmente por el delito de posesión de pornografía cometido en agosto de 2014, fecha en que ha permanecido detenido en un centro penal.

El imputado, identificado como Víctor M. Hernández, admitió en la audiencia de vista pública que la falta la cometió contra una de las hijas de Eliza (nombre cambiado por protección), su sobrina. Una niña que en ese momento contaba con tan solo ocho años de edad.

Los hechos ocurrieron en una comunidad ubicada cerca de los condominios Cayalá, a la altura del kilómetro 10 de la línea férrea, en Ciudad Delgado, según indica el expediente judicial.

El sujeto confesó -tras ser sentenciado bajo un procedimiento abreviado solicitado tras un acuerdo entre su abogado defensor y la Fiscalía General de la República (FGR)- que la menor de edad se encontraba en su casa, debido a que Eliza solicitaba ayuda a la familia para que la cuidaran mientras ella realizaba su jornada laboral durante el día.

Uno de los días de agosto, el sujeto decidió llevar a la hija de su sobrina Eliza al río Tomayate, a eso de las 3:00 de la tarde. Una vez llegaron al lugar, el hombre la acostó en una piedra, le quitó su ropa interior e hizo que la niña levantara su falda y hasta posara para luego tomarle una serie de fotografías del área genital con su teléfono celular.

“Le levantaba la falda hasta aquí (señalaba su cintura). Yo le decía que subiera la piernita y que la colocara a un lado y le tomaba las fotos”, reveló Hernández. “También le tomé una foto en donde le acercaba mi pene a ella”, agregó.

“No tengo más que declarar, señor juez”, fueron las palabras con las que el sujeto cerró su manifiesto, luego de describir lo que hizo con la niña.

La denuncia

Al mes siguiente, en septiembre, Mayra (nombre cambiado por protección), una de las hijas de Hernández, agarró el teléfono de su padre y en él pudo observar las más de 20 fotografías de la menor de edad.

Su admiración fue tal que no guardó silencio. Alertó a una de sus hermanas y ambas decidieron ir a donde Eliza, la prima de estas, para comentarle lo descubierto en el celular de su familiar, padre y tío, correspondientemente.

Luego de pedirle a Hernández una explicación, las tres mujeres decidieron ir a la FGR el 21 de septiembre de 2014 para interponer una denuncia y ese mismo día las autoridades fiscales incautaron el aparato telefónico.

De acuerdo a la experticia realizada al celular, este tenía 40 imágenes y de estas 23 retrataban a la niña desnuda. Además, uno de los vínculos –según la fiscal a cargo del caso- entre las fotos había una familiar en donde salía la niña, el imputado y el resto de parientes.

Tras la serie de pruebas y testimonios, el juez del Tribunal 5° impuso la pena de los dos años sin remplazo y, además, deberá cancelar $300 por responsabilidad civil.

Comentarios