• Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 04:57

Judiciales - Víctima era de la comunidad LGBTI

Pandillero homosexual habría maltratado por varios años a su novio, en un ataque de celos lo estranguló y lo enterró en el patio de su casa

El pandillero, luego de haber asesinado a su pareja, lo enterró en el patio trasero que la víctima arrendaba. 

 

José Ricardo Estrada Escobar
Pandillero homosexual habría maltratado por varios años a su novio, en un ataque de celos lo estranguló y lo enterró en el patio de su casa

Un pandillero de la Mara Salvatrucha (MS), identificado como José Ricardo Estrada Escobar, asesinó el pasado 3 de junio a su novio, José Geovanny Romero Ortiz, por celos. Según las investigaciones fiscales, la víctima sufría de maltratos desde hace varios años. 

De acuerdo a las investigaciones realizadas por la Fiscalía General de la República (FGR), el asesinato de la víctima ocurrió en el interior de la vivienda en donde este residía, situada en la residencial Tenerife II, en Santa Ana.

En el año 2011, Estrada Escobar ya había sido detenido por el delito de homicidio y fueron los padres de este quienes buscaron a la víctima para que lo ayudara a salir de la situación.

Cuando el imputado salió libre entabló una relación sentimental con Romero Ortiz, quien era propietario de una taquería móvil, por lo que ambos trabajaban en ese negocio que colocaban en Atiquizaya, en Ahuachapán.

El pandillero acusado de este homicidio agredía físicamente a Romero Ortiz. En varias ocasiones sus familiares y amigos lo veían golpeado, pero este no relataba nada de lo que ocurría porque el imputado lo amenazaba con matarlo. Las amenazas eran recurrentes, así como las peleas provocadas por celos.

Los familiares de la víctima aconsejaban que terminara la relación y al darse cuenta de esto el imputado mostraba molestia.

De hecho, en la celebración de su último cumpleaños, la víctima le manifestó a una de sus cuñadas, Noelia P., que ese era el último festejo que iban a tener porque Estrada Escobar lo iba a matar, debido a que los problemas entre ellos era tan graves que una discusión terminaba en peleas y amenazas.

Pese a ello, Romero Ortiz nunca terminó la relación, debido a que estaba enamorado del ahora imputado.

Sobre la acusación

El 12 de junio, a eso de las 3:30 de la tarde, uno de los hermanos de la víctima interpuso una denuncia en la subdelegación de Chalchuapa debido a la desaparición de Romero Ortiz, ya que tenían varios días de no saber de él. En un primer momento, el delito se comenzó a investigar como privación de libertad. 

Con la investigación, se terminó vinculando al pandillero debido a que diferentes personas dijeron haber visto a la víctima el pasado 3 de junio en compañía de él. Ambos se encontraban en la casa de habitación que la víctima arrendaba.

De acuerdo a los relatos, ambos fueron a comprar cervezas y luego regresaron a la vivienda. El imputado aprovechó el ruido originado por un torneo de fútbol que se realizaba en una cancha ubicada a escasos metros de la vivienda para quitarle la vida a su pareja. Luego, el sujeto hizo un hoyo en el patio de la vivienda para enterrar a Romero Ortiz.

El 14 de junio, familiares y amigos de la víctima lo buscaron y fue en ese momento en el que se percataron que en el patio había tierra suelta, por lo que notificaron a las autoridades policiales que probablemente se encontraba el cuerpo enterrado.

Efectivamente, el cuerpo de Romero Ortiz estaba en ese espacio y las autoridades determinaron que la causa de la muerte fue por asfixia por estrangulación.

Según lo determinado por el juez a cargo del proceso, el delincuente fue enviado a prisión mientras el ministerio público elabora el dictamen de acusación para celebrar la audiencia preliminar en la etapa de instrucción.

Comentarios