• Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 07:50

Negocios - En San Miguel

Panes “El Cipitío”, un tradicional bocadillo que sobrevive en tiempos de Coronavirus y lluvia

Si bien en estos momentos solo los están despachando a domicilio, la idea es volver a las calles al terminar la pandemia del Covid-19.
 
panes el cipitio
El emprendedor ha donado de su trabajo para los médicos y enfermeras.
Panes “El Cipitío”, un tradicional bocadillo que sobrevive en tiempos de Coronavirus y lluvia

Su abuelo vendió panes en los años 70, su padre también lo hizo en los 90 y ahora es él quien se dedica a la venta del delicioso bocadillo, popular a lo largo y ancho de El Salvador, una versión tropicalizada de los hot dog o perros calientes de Estados Unidos y Canadá.

Su nombre es Isaac Machuca, tiene 30 años, es Técnico en Gastronomía graduado en las escuelas de ITCA-FEPADE, pero entre sus metas próximas está la de estudiar Administración de Empresas.

Su abuelo ya fallecido, y su padre, quien aún vive, se dedicaron al mismo negocio y de esa forma llevaron el sustento diario y los recursos económicos a casa.

"Ellos dos comenzaron y ahora soy yo, pero con una fórmula mejorada", dijo el entusiasta emprendedor, quien para atraer a los clientes se viste como el tradicional personaje salvadoreño de "El Cipitío".

De hecho así se llaman los panes, los cuales son distribuidos en nueve diferentes puestos de la ciudad de San Miguel, entre ellos La Ruta Militar, Colonia Pacífica y la Jungla Migueleña. Los conocimientos culinarios que Isaac aprendió en ITCA-FEPADE los puso en práctica en su negocio, el cual comenzó hace 7 años con un empleado. Hoy tiene 42 personas trabajando y hasta están afiliados al Seguro Social.

Es de esa forma que panes "El Cipitío" ha ido creciendo, ya que aparte de vender al menudeo, también lo hace por mayor, en eventos masivos y todo tipo de fiestas y reuniones sociales.

"Vamos a eventos como intramuros de colegios y escuelas, a ferias y a otros eventos de empresas y de otras instituciones", dijo. En un evento masivo, según Isaac, ha tenido que preparar hasta mil panes o hasta que se terminen las existencias. Un pan normal lo prepara en 30 segundos. Así de rápido es Isaac y su habilidad arreglando los bocadillos.

La variedad de panes van desde los tradicionales de jamón y salchicha a $1.25 de dólar, de pollo a $2.00, lomito de res a $2.25 y lomito de cerdo a $2.50.

Si bien en estos momentos los nueve puntos de venta están cerrados, en estos momentos trabaja desde su casa taller en Ciudad Pacífica. "En estos momentos andamos vendiendo entre 150 y 300 panes, pero antes del coronavirus vendíamos entre 2,000 y 2,500 panes", dijo.

Con el paso del tiempo, a los carritos donde prepara los panes les ha colocado un logo característico de "El Cipitío", para mayor ubicación y registro de marca.

Así trabaja este migueleño, quien espera volver a ser una fuente de trabajo en la Perla de Oriente luego de la emergencia del Covid-19. Además de continuar con la venta, ha estado apoyando con donaciones de panes para el personal médico de los hospitales y unidades médicas de San Miguel.

Si en San Salvador son "Los Chorys", en San Miguel son los panes "El Cipitío".

Comentarios