• Diario Digital | jueves, 08 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Política - El expresidente dice que no huye de la justicia

¿Se les escapó Funes? Los fiscales siempre supieron que Funes iba a pedir asilo político

¿Se pudo haber evitado que Funes pidiera asilo político si la Fiscalía hubiera enviado una solicitud de extradición? ¿Se podría haber emitido una orden de captura internacional, como con Francisco Flores? Las dudas persisten porque la sensación popular es que Funes fue más vivo que las autoridades y que todo lo tramó desde un principio

Funes y el presidente Daniel Ortega. Foto: archivo AFP.
Funes y el presidente Daniel Ortega. Foto: archivo AFP.
¿Se les escapó Funes? Los fiscales siempre supieron que Funes iba a pedir asilo político

Los fiscales que le pateaban los talones al expresidente Mauricio Funes supieron —o por lo menos intuyeron— desde un primer momento que la salida del exmandatario hacia Nicaragua no era para realizar una consultoría, sino para pedir asilo político de acuerdo a fuentes de la institución.

Lo que no sabían era exactamente cuándo Funes iba a dar el salto crucial para ampararse en el feudo amigo del presidente nica, Daniel Ortega.

Una fuente consultada por El Salvador Times a finales de julio de 2016 se mostró timorata a la hora de responder sobre el tema del asilo político de Funes.

“Tenemos conocimiento de eso… pero no estamos seguros… no está confirmado… no es prudente decirlo”, mencionaba la fuente, cercana al Fiscal General, cuando se le preguntó puntualmente “¿Conoce sobre la intención del expresidente Funes de pedir asilo político?”.

Lo extraño es que esa misma fuente había comentado en ciertos círculos, horas antes de la pregunta del periodista de este Diario, que estaba seguro de que Funes estaba en busca de asilo político.

Eso sucedió a finales de julio de 2016. Funes había enrumbado hacia tierras nicaragüenses un par de días antes; ya el 29 había dicho que no iba a transmitir su programa de radio por estar fuera del país “cumpliendo labores profesionales”

Sin embargo, la versión de que Funes no andaba en Nicaragua cumpliendo labores profesionales tomaba fuerza a golpe de inteligencia y hasta de sentido común, a tal punto que el Fiscal General, Douglas Meléndez, dijo en una entrevista de televisión que la “inteligencia fiscal tuvo información de que Funes estaba tramitando asilo”.

Funes tuits 23 agosto 2016Ese mismo 23 de agosto Funes desmintió las palabras del Fiscal, y lo instó a revisar sus fuentes de información.

Esa tarde Funes espetó en Twitter: “Ante las declaraciones del Fiscal General aclaro que no estoy asilado en Nicaragua ni estoy tramitando el asilo…”

Era una verdad a medias, porque si bien no existían aún documentos de la solicitud, se puede inferir que la intención de quedarse allá bajo el amparo legal de los Ortega (el presidente Daniel y su superpoderosa mujer, Rosario Murillo) era ya una decisión tomada. ¿Por qué entonces —podría cuestionarse cualquiera— estaban llevándose hasta las loras que tenían de mascotas, en furgones con todas sus pertenencias? ¿Sólo por ir a hacer una consultoría?

Era un ardid tramado desde hacía tiempo, se podría interpretar al juzgar con el paso del tiempo las movidas que se hicieron.

Por esas fechas es que le allanaron la casa al expresidente y le detuvieron los furgones que iban rumbo a Nicaragua hasta con los juguetes del hijo menor de Funes. 

En esas fechas, aunque con diferente contexto, comenzaron a caer peces gordos de la talla del empresario Enrique Rais, el exjuez Romeo Aurora Giammattei y el mismísimo exfiscal general Luis Martínez.

Funes tuits 6 de septiembre 2016El asilo, que ha sido concedido por Nicaragua, es de fecha 1 de septiembre. Funes dice que lo solicitó el 31 de agosto. Es decir, el gobierno nicaragüense tardó menos de 24 horas en analizar el caso y dar su aprobación.

Días después de su partida hacia Nicaragua, se pudo ver a Funes con su grupo familiar en una playa nica.

Por ahora Funes insiste en que no está huyendo de la justicia, que tiene razones para creer que la extrema derecha quiere matarlo y que ello no implica, sin embargo, que haya renunciado a enfrentar el proceso judicial y a probar su inocencia.

Falta por ver la siguiente estrategia de la Fiscalía General de la República. Mientras, Funes descansa tranquilo en una casa de lujo en Nicaragua, rodeado de su compañera Michelle Guzmán, algunos de sus hijos y los guardaespaldas que la pareja presidencial de ese país le han otorgado.

Comentarios