• Diario Digital | lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Política - 36 aniversario

FMLN, 36 años de grandezas y miserias

El FMLN conmemoró este sábado 36 años de fundación, en la plaza Gerardo Barrios, de esta capital. Este artículo, es un acercamiento a entender las grandezas y miserias de un partido que está en el poder desde hace 7 años.

FMLN, 36 años de grandezas y miserias

El FMLN nació en octubre de 1980 como una alianza de cinco organizaciones de la izquierda salvadoreña. Se trataba de un frente político-militar pegado por un acuerdo político, no ideológico, en el que concurrieron fuerzas comunistas, no comunistas y anticomunistas.

Eran básicamente dos familias que se habían dividido. Por un lado las FPL que se escindieron del Partido Comunista, y por otro lado el ERP, la RN y el PRTC que provenían de la democracia cristiana y del socialcristianismo católico.

Ese FMLN histórico fue el que hizo la guerra civil de 1981 a 1992. Firmada la paz, esa organización se integró al sistema político como partido de oposición. Su  ala moderada, (ERP, RN Y PRTC), salió o fue expulsada del acuerdo, quedando en la administración del partido el Partido Comunista y su derivado en las FPL.

Como oposición, el FMLN tuvo en general una conducta errática, con delirios radicales que lo hicieron inelegible hasta 2007, cuando decidió renunciar al marxismo-leninismo clásico, y sin decirlo abiertamente adoptó un programa socialdemócrata.

La grandeza de este partido radica en la habilidad política para convertirse en partido gobernante a partir de 2009. Las miserias son evidentes: el asesinato intramuros de Roque Dalton, el asesinato intramuros de la comandante Mélida Anaya Montes con 91 puñaladas, el asesinato de más de mil combatientes propios en el frente paracentral y sus dificultades para enderezar la economía nacional ya siendo gobierno.

En resumen, el FMLN ha tenido la grandeza de haberse ganado la adhesión de la mitad más uno del electorado, pero también la miseria de no entender que con esa correlación de fuerza respecto a la derecha política, se puede ganar una elección pero no gobernar un país. Al menos no gobernarlo sin estar todo el tiempo al borde del abismo.

Lo que el FMLN ha conseguido, al triunfar en dos elecciones presidenciales consecutivas, es realmente admirable en el contexto de la izquierda latinoamericana, pero el hecho de que en lugar de resolver efectivamente los problemas nacionales, especialmente economía y seguridad, se dedique a explicarlos y a acusar a su antecesor en el poder es lamentable.

La otra deuda del FMLN como partido es el déficit de su democracia interna. Al punto que, como su propia dirigencia no impulsa la solución de ese problema, la sala de lo constitucional ha tenido que obligarlo a dar pasos en el sentido de esa democratización y transparencia de su vida orgánica, incluyendo su financiación.

Actividad conmemorativa

Para conmemorar estos 36 años de haber sido fundado, el FMLN desarrolló una actividad política desde la 1:30 de la tarde de este sábado, a la cual convocó a sus simpatizantes que se reunieron en cuatro puntos de la capital: parque Infantil, plaza El Trovador, parque Bolivar y parque Centenario, desde donde se dirigieron hacia la Plaza Cívica en donde el secretario general, Medardo González, dio un discurso.

En el evento participó el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, uno de los fundadores y dirigente de las FPL.

Comentarios