• Diario Digital | viernes, 12 de abril de 2024
  • Actualizado 00:00

Política - También se rompió relaciones con Taiwán

Donald Trump someterá a evaluación relaciones de Estados Unidos con El Salvador, tras inicio de relaciones con China Popular

Según la Casa Blanca, es de gran preocupación para Estados Unidos el comienzo de relaciones diplomática entre El Salvador y China Popular, lo que según ellos dará lugar a una reevaluación de los lazos que los unen con El Salvador.

Casa Blanca, Washington
Donald Trump someterá a evaluación relaciones de Estados Unidos con El Salvador, tras inicio de relaciones con China Popular

La oficina de la Secretaría de Prensa de la Casa Blanca dio a conocer hace unos minutos un comunicado sobre la postura del Gobierno de Estados Unidos la apertura de relaciones diplomáticas con la República Popular de China.

"Los líderes del partido de gobierno de El Salvador han tomado esta decisión, la cual tendrá implicaciones para las próximas décadas, de una manera no transparente y a tan solo unos meses de terminar su mandato. Esta es una decisión que afecta no solo a El Salvador, sino también el bienestar de la economía y seguridad de toda la región de las Américas", reza uno de los párrafos del comunicado del gobierno de Donald Trump.

El pasado lunes 20 de agosto, el presidente de El Salvador, profesor Salvador Sánchez Cerén, anunció en repentina cadena nacional que se rompían relaciones diplomáticas y comerciales con la nación de China-Taiwán y se establecían relaciones diplomática o comercial con la República Popular China.

"La receptividad por parte del gobierno de El Salvador de una aparente interferencia de China en la política interna de un país del Hemisferio Occidental es de gran preocupación para Estados Unidos y dará lugar a una reevaluación de nuestra relación con El Salvador", dice el gobierno estadounidense.

El gobierno de Trump, consideran que los países que buscan establecer o ampliar las relaciones con China para atraer inversiones estatales directas para estimular el crecimiento económico a corto plazo y el desarrollo de infraestructura, pueden verse decepcionados a largo plazo.

Agrega que en todo el mundo, los gobiernos se están dando cuenta que los incentivos económicos de China facilitan la dependencia económica y dominación, no un trabajo en conjunto. Para la nación nortemericana, la presencia de China en el hemisferio occidental representa una amenaza.

"Estados Unidos continuará oponiéndose a la desestabilización de la relación entre ambos lados del Estrecho por parte de China y la interferencia política en el Hemisferio Occidental", finaliza el comunicado de prensa.

 

Comentarios