• Diario Digital | jueves, 22 de febrero de 2024
  • Actualizado 14:18

Política

La victoria agridulce del FMLN en Zacatecoluca que peleó desde la banca Norma Guevara y un preocupado Hirezi 

TSE realizó la apertura de los 28 votos impugandos en la elección del 4 de marzo pasado. 

Hirezi
Foto: Canal 33
La victoria agridulce del FMLN en Zacatecoluca que peleó desde la banca Norma Guevara y un preocupado Hirezi 

La mañana de este miércoles el conteo de votos inválidos de la elección en el municipio de Zacatecoluca dejó como ganador Francisco Hirezi, uno de los alcaldes insignes del FMLN que buscaba la reelección. Tras un agónico conteo que le dio nueve votos a ARENA y tres al partido oficial, Hirezi recuperó la comuna con apenas 6 votos, una victoria agridulce en medio de la debacle de los efemelenistas. 

La convocatoria del Tribunal Supremo Electoral (TSE) citaba a los partidos políticos para las 11:00 de la mañana a la apertura de los votos impugnados, donde la diferencia era de 11 votos a favor del FMLN, sobre Arturo Araujo y ARENA. Era el final de la contienda luego de 11 días de incertidumbre para ambos candidatos.

Llegada la hora estaban ubicados los partidos políticos al frente del salón, detrás observadores nacionales e internacionales, Procuraduría de Derechos Humanos, Junta de Vigilancia Electoral y prensa. El nerviosismo imperaba en los partidos. Hirezi conversaba con una de las mujeres fuertes del FMLN, Norma Guevara. Ambos se mostraban impaciente. Por su parte, Araujo se distraía en su celular.

Pasados 20 minutos, los  partidos y la mayoría de asistentes estaban expectantes de la llegada de los protagonistas, los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), que se hacían esperar. El nerviosismo crecía en la representación del FMLN.

En lo que Hirezi toma su celular y contesta una llamada, entran por el costado los magistrados. El momento había llegado.

Las cajas con los 28 votos impugnados (aquellos que no fueron declarados ni nulo ni abstención y la JRV no logró determinar la intención del votante), se colocaron al centro del salón, entre las bancadas de ARENA y el FMLN, frente al magistrado presidente, Julio Olivo.

Olivo comenzó a mostrar los votos a los presentes. Una cámara capta el momento y congela la imagen para que los demás espectadores puedan apreciar la papeleta.

Los implicados, expectantes y atentos, reclaman si la papeleta que están viendo contiene un voto para el rival e increpan la decisión del organismo colegiado, que únicamente necesitaba mayoría simple para definir la validez o no de un voto.

Las primeras cinco JRV que se revisaron le dieron esperanza al partido ARENA. De los primeros nueve votos que se sometieron, cuatro favorecieron a los tricolor, dos abstenciones, dos nulos y uno para el Frente, la diferencia se reducía.

Ante los resultados, en la bancada del frente, Norma Guevara, empezó a mostrar su frustración y reclama todas las decisiones, con la voz suficientemente alta para ser escuchada por los observadores y la prensa. Hirezi callaba y se resguardaba tras sus brazos cruzados pensante, imaginándose su futuro los próximos tres años, luego de perder la comuna. 

Cuando los ánimos de un lado y molestias del otro se hacían más evidentes, una figura dibujada en la papeleta que sostiene el magistrado presidente provoca la risa de todos en el salón. Un ciudadano decidió ejercer su derecho a votar dibujando la figura de un pene. Rápidamente, el magistrado presidente guarda la papeleta y anulan, como era evidente, el voto.

Una serie de votos anulados, reclamados por el partido oficialista, despejaron las risas anteriores. Y provocaron el reclamo, cada vez mayor de Guevara. La dirigente efemelenista esbozó un fuerte “Queda grabado para la historia”, lo que, según ella, estaba perjudicándole a su partido, ante la mirada de Francisco Hirezi que veía como lentamente se reducía la diferencia. Más de una sonrisa venía de la delegación tricolor. La diferencia continuaba acortándose.

Cuando llegó el momento de la JRV 6936 y las papeletas no estaban por ningún lugar de la caja, Guevara acusó “Han manipulado las cajas”, ante la mirada expectante de sus adversarios.

Mientras los votos seguían beneficiando a los tricolor, Guevara, mandó en continuas ocasiones a los magistrados del máximo ente electoral a leer el Código Electoral. Su comentario provoca la risa de los magistrados y el llamado a guardar la calma del presidente. 

Sin embargo, cuando la diferencia era de cinco votos y restaban cinco papeletas para finalizar la revisión, llegó la calma. De los cinco votos restantes, los rojos necesitaban uno para ganar la alcaldía, al margen de las dos papeletas perdidas, un voto declarado como válido, que ampliaba la diferencia, llenó de alegría a Hirezi que se había mantenido quieto con los brazos cruzados, contrario a sus acompañantes.

Mientras el magistrado Julio Olivo declara que el ganador es Franciso Hirezi, los efemelenistas se levantan a saludar al alcalde reelecto. Mientras este, habla por teléfono. El alivio era evidente, la angustia había pasado. El FMLN se agencia la cabecera departamental de La Paz, la segunda cabecera que logró en todo el país, en los resultados más bajos que ha tenido el partido en su historia reciente. 

Los miembros de ARENA se levantan y salen. Arturo Araujo, evidentemente frustrado y con voz baja, sin dar mayores explicaciones, comentó “nos han anulado 17 votos” y deja el lugar rápidamente sin detenerse a dar declaraciones.

Una de las elecciones más cerradas de estas elecciones que dejó al FMLN con un sabor agridulce y a ARENA con la amargura de un gane que dicen las han robado. 

Comentarios