• Diario Digital | lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 16:12

Servicios

Antiguo Cuscatlán entra oficialmente en emergencia y vigila Cordillera del Bálsamo por sismos

La comuna ha activado el sistema de emergencia para detectar cualquier grieta en la zona.

Parque de Antiguo Cuscatlán
Parque Antiguo Cuscatlan.
Antiguo Cuscatlán entra oficialmente en emergencia y vigila Cordillera del Bálsamo por sismos

La alcaldesa de Antiguo Cuscatlán Milagro Navas informó que han activado la Comisión de Protección Civil a fin de mantener vigilancia en la zona tras los sismos sentidos en los últimos días, especialmente en la Cordillera del Bálsamo.

La jefa edilicia dijo que debido a que la tierra se mueve hay grietas que deben estar siendo vigiladas al tiempo que explicó que se ha activado el sistema municipal en coordinación con la PNC, el CAM y todas aquellas personas interesadas en colaborar con la emergencia.                       

Navas explicó que espera que no suceda nada grave por los sismos, pero que estarán alertas para atender cualquier emergencia.                       

En el terremoto de 2001, la colonia La Colina, en Santa Tecla, fue sepultada por un alud de tierra al desprenderse una parte de la Cordillera del Bálsamo.

La vida sigue igual

A pesar del  enjambre sísmico que afecta a Antiguo Cuscatlán, sus habitantes siguen en las mismas tareas diarias; para ellos, el sismo de las 8:13 es uno más de los que ocurren habitualmente en el país por ser considerado “el valle de las hamacas”.

Por esa razón, Don Jorge salió esta mañana a esperar a un amigo a las 6 a.m., hora pactada para platicar en las bancas del reconocido parque municipal y no se percató del segundo evento con mayor incidencia que se produjo a las 6:10 a.m.  

“El sismo más fuerte que sentimos fue el de 2001, esa vez, salimos todos a dormir a la calle con todo y niños, porque nos dijeron que había peligro. Ahorita, todo está normal. Si Dios nos quiere llevar, ¿qué le vamos a hacer?”, recuerda.

Para Don Jorge, ahora, lo único novedoso es que este evento ha tenido el epicentro en el lugar que él habita: "y si no fuera así, no me voy a oponer a lo que Dios quiere", añade. 

Por su parte, Sandra es una vendedora del lugar, para ella es bastante incómodo que haya un enjambre sísmico, principalmente porque le teme a esas situaciones; aunque el evento no fue un obstáculo para vender en su puesto.

Esta situación ha avivado el ingenio de los habitantes más longevos, tal es el caso de María, quien vive en dicho municipio desde hace 50 años y para quien la intensidad de los movimientos tiene una explicación sabida: Este municipio está asentado sobre una laguna que está conectada, con Plan de La Laguna.

“Y eso provoca que acá todo se mueva más como si estuviéramos sobre una laguna, el “samaqueón” es más fuerte”, añade.

De acuerdo con geólogos del Ministerio de Medio Ambiente, esto se debe a una falla tectónica que afecta desde Jayaque hasta la parte sur de Ilopango.

En el país se registran 5,500 sismos al año, según estadísticas reveladas por Sistema Nacional de Protección Civil. El Secretario de Vulnerabilidad Jorge Meléndez reveló que al momento no reportan daños en los municipios de Antiguo Cuscatlán, Santa Tecla y San Salvador.

    

                  

Comentarios