• Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Servicios - Historias Humanas

FOTOS: Chivatyn, el único payaso, locutor y pastor que divierte a los niños con cáncer del hospital Bloom

El salvadoreño que da vida a este singular payasito cuenta que los momentos más duros es cuando le avisan que un pacientito ha fallecido. Su emotiva y singular historia fue revelada a El Salvador Times.

 

 

Chivatín 13
Mauricio Quijano da vida al ocurrente Chivatyn, su amor por los niños con cáncer lo hacen único en El Salvador.
FOTOS: Chivatyn, el único payaso, locutor y pastor que divierte a los niños con cáncer del hospital Bloom

Pocas personas han logrado en la vida lo que Mauricio Quijano ha conseguido: llevar un mensaje de esperanza, amor y felicidad a los niños con cáncer que reciben tratamiento en el Hospital de Niños Benjamín Bloom que forman parte de la Fundación Ayúdame a Vivir.

Con un poco de maquillaje aquí, y otro poquito de pintura por allá; este salvadoreño -cristiano evangélico- se transforma para dar vida al payaso Chivatyn, quien al momento de iniciar su jornada con los niños enfermos no escatima esfuerzo humano para que a través de sus ocurrencias lograr una sonrisa en sus rostros.

Quijano lleva 14 años de vida artística, de los cuales, la mitad ha dedicado su talento en actividades altruistas. Aseguró a El Salvador Times que uno de sus mayores anhelos era de compartir momentos de alegría con los pacientitos del Bloom.

Dice que buena parte de las experiencias que han trastocado sus emociones las ha vivido con los niños que se encuentran hospitalizados en ese centro de atención.

¿A qué se refiere? Él mismo lo explica.

“Es una experiencia bonita, extraordinaria, pero también dura a la vez porque podemos ver hoy sonreír a un niño a través del show, de los concursos y de las locuras que nosotros hacemos; pero cuando preguntamos por algún chico que hace falta nos imaginamos que quizá se fue de alta, ocurre cuando son niños emblemáticos que constantemente están en el hospital, uno se identifica con ellos. Uno se acostumbra a ver a ese chico”, describe Quijano de su contacto humano con los menorcitos.

Sin embargo, también se refirió a esos momentos tristes, difíciles que como ser humano le ha tocado vivir con los chicos de mayor gravedad.

“Es dura la experiencia porque hoy por la mañana lo vimos, y hoy mismo pero en la noche nos dicen que partió, que murió porque ya no aguantó el efecto de la quimioterapia”, explica el payasito cuando le avisan de la partida de uno de los niños con cáncer.

Su amor por los niños especiales

El acercamiento con los niños y su facilidad para conectar con jóvenes de todas las edades le abrieron puertas para formar parte del equipo de locutores de Radio Bautista donde animaba el programa “La Hora del Niño”.

“Estuvimos en Radio Bautista en el programa La Hora de Los Niños; ahorita somos emisarios o portavoz de Taber Kids, donde buscamos información para trasladarla a la radio”, manifestó respecto a sus funciones en el nuevo proyecto dedicado a la atención de niños que presentan alguna discapacidad.

“¿Qué es lo que tiene a profundidad Taber Kids? Es la educación especial, es un área muy emblemática de la iglesia donde se trabaja con niños con diferentes discapacidades, es decir, saber que hay un equipo de maestros y maestras que aportan en refrigerio, manualidades y en tantas cosas para estos niños”, describe respecto al trabajo que realizan en Taber Kids, un ministerio de ayuda enfocado a menores.

Servidor de Cristo en todo momento

Y aunque Mauricio Quijano -Chivatyn- siempre soñó con poder llevar felicidad a los niños con cáncer del Bloom, cuenta que Dios le tenía preparada otra misión: Predicar su Palabra.

Fue así que en 2009 se graduó como pastor del seminario El Sembrador, y luego ordenado en el Colegio de Teología de El Salvador.

“Nos graduamos como pastor y nos ordenaron para el ministerio en una iglesia de San Jacinto, tuvimos la oportunidad de llegar al Tabernáculo hace siete años y, pues, sin decir nada quién era llegué como un servidor, pero las cosas se fueron dando”, relata.

En su humildad, este salvadoreño muchas veces ha callado ante las críticas.

“Hay mucha gente que dice que no tiene nada que ver el que me hayan ordenado como pastor, el ser un payaso y estar en un hospital; pero sí sirve de mucho”, comenta.

¿Cuál es el mensaje que brindas a las familias que tú consideras están necesitadas? Se le preguntó al payasito.

Su respuesta, sin mucho pensarlo, fue: “A través de lo que uno ha estudiado, de lo que uno lee de la Palabra llevas un mensaje de paz, tranquilidad y de consuelo; decirle a una mami –de un niño con cáncer- que Dios tiene el control de las cosas y que él vino a la tierra a sentir la parte humana porque fue 100 % hombre y 100 % Dios; probó el dolor de los clavos, el dolor de una corona de espinas y hasta que lo clavaran en una cruz”.

Su nombre artístico -Chivatyn- se origina de una palabra muy popular a la que constantemente hacía referencia Quijano “Chivatada”.

Un amigo le sugirió que artísticamente debía llamarse de sea manera; así lo hizo, se documentó para ver si no había otro payaso con ese nombre y, al no encontrarlo, lo retomó para sí.

A continuación presentamos algunos momentos de Mauricio Quijano, el hombre detrás del rostro pintado de Chivatyn que no se detiene para cumplir con su misión: ver felices a los niños con cáncer que cada minuto de su vida luchan por sobrevivir.

Chivatyn y su amor por los niños con cáncer, a quienes dedica mucho tiempo de su vida artística y personal.

 

Su faceta como locutor en Radio Bautista, donde presentaba el programa "La Hora de los Niños".

Mensajero del plan de salvación, su amor por el evangelio y respeto hacia Dios es la base de su fortaleza.

Fue ordenado como pastor en 2009, sus eventos como Mauricio Quijano o Chivatyn tienen un componente evangelístico.

El payasito cristiano, y parte de su equipo, durante una visita a la Fundación Ayúdame a Vivir.

El trabajo de este salvadoreño le ha significado el reconocimiento de otros artistas nacionales.

Comentarios