• Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 23:30

Servicios - LA UNIÓN

Cristian Rubio, de las canchas polvosas del cantón El Coyolito a la moderna California para el Desfile de Las Rosas

El joven está próximo para cumplir su sueño, tocar en la Banda de Paz El Salvador durante el famoso desfile.

Cristian Rubio ha dedicado muchas horas de su tiempo para estar en la banda. Foto cortesía Comité Salvadoreño "El Piche".
Cristian Rubio ha dedicado muchas horas de su tiempo para estar en la banda. Foto cortesía Comité Salvadoreño "El Piche".
Cristian Rubio, de las canchas polvosas del cantón El Coyolito a la moderna California para el Desfile de Las Rosas

Cristian Geovanny Rubio García está próximo para cumplir un sueño: tocar en la Banda de Paz El Salvador durante el tradicional desfile de Las Rosas el próximo 1 de enero en Pasadena, California, Estados Unidos.

El joven es de condición humilde, al igual que el resto de sus compañeros residentes en el cantón El Coyolito, La Unión, desde donde viajaba más de 120 kilómetros cada quince días para estar en la capital y ensayar.

Amante del fútbol, seguidor del Águila y aficionado del “Barcita”, el muchacho tiene potencial como defensa, pero prefirió dejar de lado los partidos que se realizaban en las canchas polvosas de su natal El Coyolito para meterse de lleno a los ensayos de la banda. Él platicó con El Salvador Times.

¿Qué sacrificios has tenido que realizar para estar en la banda?

Esos días de desvelo han sido difíciles. Siempre me levanto a la 1:30 de la madrugada, preparo mi desayuno y salgo para San Salvador. Sé que el sacrificio valdrá la pena porque estoy haciendo algo que va a levantar el nombre de mi país.

¿Qué piensan tus padres de todo esto?

Mi familia siempre me dice que hay que seguir adelante, mi mamá y mi papá me dicen que todo en esta vida requiere un sacrificio y que no todo es fácil.

¿Cómo fue que te involucraste en la banda?

Gracias a una amiga, fue ella que me animó para que lo intentara. Yo estaba indeciso, pero gracias a ella y a sus palabras estoy aquí.

¿Cómo coordinas el tiempo entre tus estudios, tareas y los ensayos?

Me desvelo bastante todos los días de semana; pero también le ayudo a mi papá y a mamá en los quehaceres. Luego hago tareas, dejo todo listo para venir acá.

¿Cómo te sientes al saber que iras a Estados Unidos a representar a El Salvador?

Se siente bien. A veces me dan ganas de llorar pero de alegría porque al fin uno de joven va a representar al país de una buena manera.

¿Qué instrumento tocas?

El Multitenor (instrumento de percusión compuesto por tambores y un platillo que van sujetos a la cintura). Un profesor me enseñó a tocarlo, ya tenía nociones con otros instrumentos pero nunca había estado en una banda así de grande.

Y en esta etapa de tu vida ¿Cuáles son tus aspiraciones?

Terminar mis estudios de bachillerato como asistente contable (en el Complejo Educativo Cacique), luego estudiar en la universidad ingeniería en sistemas porque me gusta la programación.

Cristian Rubio es uno de los 175 instrumentalistas que tocan en la referida banda, y es el que más kilómetros recorre para estar en los ensayos que se realizan en las instalaciones del Museo de la Fuerza Armada (antiguo cuartel El Zapote), situado en el barrio San Jacinto, al sur de la capital.

Los ensayos se prolongan hasta por ocho horas, en ellos se incluyen actividades físicas, ya que el recorrido del Desfile de Las Rosas cubre nueve kilómetros.

A la banda también se han unido jóvenes que realizan bailes folclóricos, cachiporristas, personal de equipo técnico y lo más novedoso para el próximo año son los payasos en zancos.

Melodías como El Carbonero y Adentro Cojutepeque son interpretadas por estos jóvenes con diferentes tipos de instrumentos como: bombos, timbales, güiras, congas, multitenores, tubas, trombones, trompetas, bombardinos, saxofones, flautas y clarinetes.

Cristian es acompañado de su madre, Julia García, en su natal cantón El Coyolito, La Unión.

Comentarios