• Diario Digital | lunes, 04 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:48

Social - Entrevista

Experto: “Aunque no lo crean, la neumonía es la primera causa de muerte en niños menores de 5 años”

El especialista en pediatría e infectólogo panameño, Javier Nieto, conversó con El Salvador Times sobre las consecuencias de no prevenir la enfermedad y lo importante que es la vacunación.

 

 

Dr Javier Nieto pediatra infectólogo panameño
Javier Nieto visitó recientemente el país en el marco del Día Mundial contra la Neumonía. Foto Mauricio Pineda.
Experto: “Aunque no lo crean, la neumonía es la primera causa de muerte en niños menores de 5 años”

El pasado 12 de noviembre se celebró el Día Mundial contra la Neumonía, enfermedad que según los expertos, es la primera causa de muerte en niños menores de cinco años.

En el contexto de esta celebración, el médico pediatra e infectólogo panameño Javier Nieto visitó el país y explicó las complicaciones que puede provocar la enfermedad si los padres de familia no tratan a tiempo a sus hijos.

Durante una entrevista con El Salvador Times, el especialista aseguró que la forma más segura de prevenir la neumonía en los niños es por medio de la vacunación.

Como profesional, Nieto egresó de la Escuela Autónoma de Ciencias Médicas de Centroamérica en San José Costa Rica; además, realizó trabajo de pediatría y enfermedades infecciosas en el Hospital del Niño de Panamá; y es autor y coautor de libros de pediatría e infectología, entre otros cargos importantes que ha desempeñado a lo largo de su trayectoria como médico.

Actualmente, es gerente global de asuntos médicos para la compañía GlaxoSmithKline.

¿Háblenos de su visita a El Salvador?

En parte es por el hecho que el 12 de noviembre se celebra el Día Mundial contra la Neumonía, esta es una fecha de celebración global. Tal vez alguien se podría preguntarse ¿qué necesidad hay de celebrar la neumonía? En primer lugar porque la neumonía, aunque no lo crean, es la primera causa de muerte en niños menores de cinco años.

Las estimaciones para 2015 demostraron que alrededor de 920,000 a 935,000 niños, casi un millón menores de cinco años, fallecieron por neumonía.

Si extrapolamos eso a términos porcentuales la neumonía representó el 16% de las muertes en niños menores de cinco años en el año 2015.

Si estas cifras son globales ¿cómo está la región?

Esto es a nivel mundial; a nivel Latinoamericano podríamos prever alrededor de 251,000 casos en promedio de neumonía con una tasa de mortalidad del 6%, eso significa que dentro del escenario poblacional de 100 niños habrá alrededor de seis que fallecen por neumonía, particularmente neumonía por neumococo. 

El neumococo es el principal agente productor de la neumonía, es la principal bacteria que la produce. Es un microorganismo que vive entre la nariz y la garganta que no solo produce neumonía, puede producir enfermedades, un tanto menos graves como la infección del oído o lo que se conoce como otitis media aguda que es la primera causa de consulta pediátrica no solo en El Salvador, sino a nivel mundial.

Pero también puede producir enfermedades tan graves como la miringitis (infección del tímpano) por neumococo que se asocia a un alto grado de complicaciones, inclusive, muertes. Es un patógeno muy frecuente.

¿Qué activa a este virus?

Lo que hace que el individuo enferme son muchos factores, por ejemplo, los cuadros virales respiratorios; es decir, estamos en temporada de circulación del virus de la influenza. En la eventualidad, estos cuadros gripales pueden deprimir el sistema inmunológico o en su defecto abrir alguna brecha del árbol respiratorio y como este es un microorganismo “oportunista”, porque vive entre la nariz y la garganta, aprovecha esa brecha para producir enfermedad ya sea a nivel local, como decía una infección en el oído, una otitis media aguda o una sinusitis que es la infección de los senos paranasales.

En ocasiones puede pasar a la sangre y producir enfermedades más graves o afectar el árbol tráqueo respiratorio y producir inflamación de los pulmones, que es lo que lleva a la pulmonía.

¿Cómo se puede diferenciar la neumonía de una gripe, tos común u otra enfermedad?

Usualmente los síntomas y signos de la neumonía son tos, en ocasiones productiva, es decir, con flema. El individuo puede tener fiebre, malestar general, escalofrío, aleteo nasal por la dificultad respiratoria. Para diferenciarlo es a través de esa forma –observar síntomas antes mencionados–. Eso se traduce en que el paciente puede tener un cuadro neumónico.

De no ser tratado ¿en cuánto tiempo puede complicarse la salud del paciente?

Alrededor de tres días y una semana. La peor complicación de la neumonía es la falla respiratoria. El hecho de que un individuo tenga que depender de una máquina que lo ayude a respirar es tal vez la falla más grave; o que una vez haya falla respiratoria puede haber falla de otros órganos, y por supuesto llega a ser mortal.

¿Qué ocurre con aquellos niños que, además, tienen otros padecimientos como asma?

El asma, de hecho, es un factor agravante de los cuadros neumónicos, sin duda alguna. Aquellos niños que tienen enfermedades subyacentes o sobre agregadas, van a tener más riesgo de padecer cuadros neumónicos más graves.

¿Por qué es importante la vacunación temprana? ¿Es prevenible la neumonía?

Campaña de vacunación 2Me gustaría compartir buenas noticias; es importante dejar claro el mensaje de que la neumonía en la actualidad es una enfermedad considerada prevenida por vacunas, esa ya es una buena noticia.

A la fecha, las vacunas conjugadas contra el neumococo han demostrado reducir la carga de la enfermedad, tanto por el estreptococo pneumoniae (nombre científico de la bacteria) que es el principal agente productor de la neumonía, como de otras enfermedades como la miringitis que es la enfermedad más grave o la otitis media aguda.

Una publicación reciente en una revista de alto impacto demostró que en los últimos 15 años, fue una investigación que se hizo del 2000 al 2015, las vacunas conjugadas contra el neumococo han logrado reducir un 51% las muertes en niños menores de cinco años.

Es interesante que el 80% de esas muertes eran neumonías, o sea que partimos de esta buena noticia de que había una reducción sustancial de niños muriendo por neumococo, pero tal vez lo más importante es que 8 de esos 10 niños morían por neumonía.

Tal vez ahora van a seguir muriendo niños, desafortunadamente, porque aún hay necesidades no atendidas, hay países que no tienen buenas coberturas de vacunación, no han considerado la vacuna dentro su programa nacional de inmunización y eso, por su puesto, conlleva a que haya niños que sigan muriendo por neumonía.

La segunda buena noticia es que el Ministerio de Salud de El Salvador ofrece un programa de vacunación bastante completo, pero más allá de eso lo hace de forma gratuita; y dentro del programa de inmunización de El Salvador contamos con la vacuna que previene la enfermedad por neumococo. En esas circunstancias hay muchos más niños que se verán favorecidos al ser vacunados con la vacuna conjugada contra el neumococo.

Durante el embarazo, un problema de neumonía ¿afectaría al bebé?

Afecta más a la mujer embarazada.

¿Cuál es el comportamiento de la neumonía en personas de la tercera edad que, además, tienen enfermedades crónicas como diabetes?

El neumococo, el estreptococo pneumoniae, es un microorganismo que produce carga de enfermedad como la letra “U”, porque produce enfermedad en los niños y en los extremos de la vida. Básicamente los incrementos son esos grupos etarios (clasificados por edad); la tercera edad es un grupo que está propenso al desarrollo de padecer neumonías y el Ministerio de Salud provee de forma gratuita la vacunación contra el neumococo para ese grupo.

De forma reciente, el comité asesor de los EE.UU. ha cambiado la recomendación de universalizar el uso de la vacunación contra el neumococo en el adulto, para circunscribirla a los adultos con padecimientos crónicos; porque se ha visto que la vacunación en niños y el mantenimiento de altas coberturas de la vacunación en niños, de alguna otra forma produce protección indirecta a los adultos.

Eso quedó claramente demostrado a través de un análisis que hizo el grupo técnico asesor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que se reunió en Cartagena de Indias (Colombia) en julio de este año.

Ellos hicieron un análisis de la evidencia de la vacunación contra el neumococo y dentro de sus conclusiones quedó plenamente establecido que la vacunación en niños, sin duda alguna, ha acarreado beneficios en los adultos protegiéndolos.

La universalización de la vacuna en el adulto realmente ha tenido un impacto limitado marginal, realmente el mayor impacto lo ha tenido la vacunación pediátrica en la protección de estos adultos.

A su criterio, ¿cómo ha visto el manejo de las campañas de vacunación en El Salvador?

Creo que actividades e iniciativas como las que se tienen actualmente como esta campaña de vacunación “Ponte al día”, hace un llamado de atención o recordatorio no solo a los padres de familia, sino también a los adultos.

El recordatorio es que el Ministerio de Salud establece la vacunación como una estrategia de salud pública preventiva libre de costos al usuario, desde el punto de vista de estrategia y recordatorio me parece una excelente iniciativa. Es una iniciativa que han establecido otros países de la región, campañas de llamado de atención para recordar a los padres o a los usuarios de este beneficio en salud pública de que la vacuna es un bien gratuito. De alguna forma se rompe un paradigma.

¿A qué paradigma se refiere?

Tal vez hace unos 20 o 25 años la vacunación estaba circunscrita más a la edad pediátrica, cuando (alguien) escuchaba la palabra vacunación inmediatamente se pensaba en los niños; ahora es un mito o paradigma que se ha roto porque la vacunación ha trascendido el grupo etario de los niños, ahora hay vacunas que se ofrecen prácticamente en todos los rangos de edad y a lo largo de la vida, lo que significa que de alguna forma las vacunas nos ayudan hacer una sociedad más equitativa porque le da la oportunidad tanto aquellos niños con mejor acceso económico, esos niños tienen el beneficio de ser vacunados, pero también aquellos niños hijos de padres con recursos limitados.

En ese escenario las vacunas logran generar equidad social, porque tanto el niño con acceso económico, así como el niño con recursos limitados tienen la oportunidad de prevenir enfermedades a través de las vacunas.

¿En algún momento se ha considerado que la contaminación ambiental esté asociada a la neumonía?

Siempre hay factores externos que juegan un papel importante en el desarrollo o las causas de la neumonía.

Desde su punto de vista, ¿cómo ve el trabajo de producción farmacéutico para contrarrestar estas enfermedades?

La industria provee las herramientas para lograr prevenir algunas enfermedades, en el caso puntual de la neumonía que es producida por el neumococo. Hay compañías farmacéuticas, nosotros representamos una de estas compañías GSK, que provee a la población pediátrica la oportunidad de prevenir la enfermedad por neumococo, a través, del uso de una vacuna.

De hecho, es la vacuna que está incluida dentro del programa ampliado de inmunizaciones de El Salvador que es la PCV10, la cual está registrada en más de 125 países y que se han distribuido más de 610 millones de dosis; se usa prácticamente en los cinco continentes a nivel mundial.

Es una vacuna que ha demostrado un perfil de seguridad aceptable y que tiene datos robustos de efectividad e impacto contra la mayoría de las enfermedades que produce la enfermedad por neumococo.

Si hay un compromiso de la industria es generar soluciones para algunos de estos problemas graves en salud pública y esas soluciones en la actualidad están disponibles.

Hablando de mortalidad por neumonía en la región ¿pueden considerarse normales las cifras?

El término normal es un poco ambiguo; si se compara ese 6% de mortalidad con lo que ocurre, por ejemplo, en África o en el contexto del suroeste asiático la mortalidad es mucho mayor en esos escenarios geográficos porque las condiciones sociales y económicas tal vez sean distintas. Comparado a otras latitudes, ese 6% probablemente esté por debajo de lo que ocurre en otros contextos geográficos donde la situación puede ser peor.

¿Qué llamado le haría a la población respecto a la prevención por la neumonía?

Hay varios mensajes que me gustaría compartir; en primer lugar, después del agua potable la vacunación es una de las estrategias de salud públicas más efectivas. A través de la evidencia se ha demostrado que las vacunas han logrado cambiar la redacción de los libros de medicina.

Tal vez se escriba cada vez menos de algunas enfermedades que hace unos 25 o 30 años cuando se hacían cada vez más grande y más gruesos los textos de medicina. Ahora se usan dispositivos electrónicos, pero independientemente de eso siento que cada vez hay menos páginas para algunas de esas enfermedades y eso se debe gracias al uso de las vacunas.

El segundo mensaje es que en un país como este las vacunas se ofrecen a través del Ministerio de Salud de forma gratuita, entonces ¿por qué desaprovechar esa oportunidad? Por qué un padre de familia pudiera desaprovechar esa oportunidad de llevar a su hijo a un vacunatorio o un adulto que en un momento determinado pudiese tener la oportunidad de recibir el beneficio de la vacunación.

Tal vez el mensaje para cerrar, más allá de circunscribir la prevención de determinada enfermedad en puntos específicos, lo importante es que a la fecha el Ministerio de Salud de El Salvador cuenta con vacunas que puede prevenir, en términos generales, enfermedades que podrían producir complicaciones y riesgo de muerte; entonces más allá de entrar en detalles de que si una vacuna es mejor que la otra, yo creo que lo importante es vacunarnos, es el mejor mensaje.

Datos por neumonía en El Salvador

Según registros del Ministerio de Salud detallados en el último reporte epidemiológico, hasta el 9 de noviembre se han registrado 34,018 atenciones por neumonía en el país, lo que se traduce en que cada semana son atendidas 756 personas con esta afectación.

Los fallecidos por esta causa para este año suman 914, contra 664 reportados el año pasado; el 52% de los casos corresponden al sexo masculino, siendo la mayor proporción de egresos en niños menores de cinco años que representa un 67% y adultos mayores de 60 años un 18%.

Los departamentos donde más casos fueron reportados es San Salvador con 8,040; San Miguel 5,251; La Unión 2,946; Usulután 2,845 y Santa Ana con 2,824.

Comentarios