• Diario Digital | miércoles, 22 de enero de 2020
  • Actualizado 18:49

Servicios - ASÍ SE GANA LA VIDA

Un lustrabotas en medio de un mundo lleno de zapatos deportivos

Es una forma de trabajo informal que aún se mantiene vigente, de la cual muchas personas obtienen ingresos.
Humberto Portillo durante una jornada de trabajo en el centro de San Salvador. Fotos Mauricio Pineda.
Humberto Portillo durante una jornada de trabajo en el centro de San Salvador. Fotos Mauricio Pineda.
Un lustrabotas en medio de un mundo lleno de zapatos deportivos

Uno de los trabajos más dignos y de mucha tradición en las calles del Centro Histórico de San Salvador, y de otros municipios del país, es el de lustrabotas.

Humberto Portillo desde 1981 se dedica a este oficio, actualmente atiende a sus clientes y a quien solicite de sus servicios en un espacio ubicado en la acera, a un costado de Catedral Metropolitana frente al kilómetro “0”, punto de partida hacia cualquier destino del país.

El salvadoreño explicó que pese a los nuevos estilos de zapatos que han abarrotado el comercio formal e informal, sus clientes siempre lo buscan.

“Ahora el zapato es más comercial, solo pegado viene”, expresó referente a los nuevos estilos.

En muchos de los casos, sobre todo en jóvenes, las preferencias del calzado se inclinan más por los tenis, los cuales no requieren de lustre, mencionó.

“Influye que muchas personas utilizan tenis, de todas formas nosotros siempre estamos acá para atender a los clientes”, expresó Portillo.

Este salvadoreño, quien está pendiente de las redes sociales, comentó que sus primeros acercamientos en este oficio fue cuando de joven una señora le vendió una caja con material para ejercerlo por la que pagó en cuotas 30 colones.

Y es así como desde hace varios años, sacarle brillo al cuero de los zapatos ha sido su fuente de ingresos para salir adelante en la vida y para ayudar a otros integrantes de su familia.

Los clientes hablan bien de los lustrabotas

Junto a Portillo, dos personas más se dedican a este oficio; los clientes los buscan, algunos consideran que hacen un buen trabajo y que vale la pena ayudarles a ganarse el sustento.

“Con la edad que tienen en cualquier lugar no les pueden dar trabajo, para ellos es su modo de sobrevivir y de aportar al hogar”, comentó Héctor Zepeda tras ser atendido.

El ciudadano consideró que en estos tiempos, cuando el común de personas no tiene tiempo de lustrar sus zapatos, tiene la opción de solicitar los servicios de los lustrabotas.

“Le evitan trabajo a uno y se ganan el sustento también, es un trabajo digno y para mí es bien visto porque prácticamente le quitan eso de estar lustrando y ellos lo hacen más rápido y fácil”, manifestó Zepeda.

“Creo que no sebe de perder porque es algo que viene de generación en generación”, opinó Isidro Rodríguez, otro de cliente satisfecho.

Lustrabotas del centro de San Salvador 2

Los lustrabotas hacen brillar todo tipo de calzado, aunque los gustos sean peculiares salen complacidos. Lustrabotas del centro de San Salvador 5

Mientras esperan a que el lustrabotas termine su trabajo, algunos clientes se entretienen leyendo. Lustrabotas del centro de San Salvador 6

Los precios dependerán del tipo de calzado, por ejemplo, hay servicio de $1, $1.50 y $2.00

Lustrabotas del centro de San Salvador 7

En término de 20 minutos, aproximadamente, el calzado queda brillante. El cambio de color se cotiza a $5 y $6.

Comentarios