• Diario Digital | miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 06:41

Servicios - San Salvador

Niños y jóvenes salvadoreños padecen obesidad, hipertensión y diabetes, dice especialista del Seguro Social

"Es mentira que el niño entre más gordito es más sano…La obesidad no es reflejo de vida sana, es lo contrario”, especialista.
Aumenta cifra de niños obesos
Niños y jóvenes salvadoreños padecen obesidad, hipertensión y diabetes, dice especialista del Seguro Social

La obesidad, hipertensión y la diabetes son consideradas epidemias que están afectando la salud de niños y jóvenes en el país, según reportaron autoridades del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Para el jefe de Vigilancia Sanitaria del ISSS, José Adán Martínez, el país ha dado grandes pasos con la entrada en vigencia de Ley de Cafetines Saludables y la eliminación de dispensarios de alimentos con comida chatarra en los establecimientos de salud, la cual es también aplicada en los centros educativos para cambiar los hábitos alimenticios de los escolares.

“Ya no vemos aquellos dispensadores de alimentos que vendían churros, galletas, gaseosas… Ya en los centros de salud se han eliminado, hoy vamos encaminados a tener en los cafetines alimentos que sean más saludables”, explicó Martínez.

En ese sentido dijo que el objetivo principal es que la población poco a poco se acostumbre a comer saludablemente porque hace 10 o 15 años el principal problema que se tenía en la infancia era la desnutrición infantil.

Ojo con la obesidad

Sin embargo, el funcionario extornó su preocupación por los casos de obesidad infantil.

“Hoy estamos viendo una nueva epidemia que es la obesidad infantil y eso va encaminado a que tengamos niños obesos, diabéticos, hipertensos que son adolescentes”, expresó.

Agregó que esas “enfermedades crónicas que se detectaban antes en personas de 60 años o más edad, se están viendo en poblaciones de jóvenes de 18 a 20 años quienes ya están ingiriendo medicamentos para tratar esas afectaciones”.

A criterio del especialista, las expectativas de vida y desarrollo se ven afectadas por las complicaciones que generan estas enfermedades, que en el peor de los casos predispone a los jóvenes a morir a temprana edad.

Llamado a los padres de familia

“El llamado es a los padres de familia a que hagamos que nuestros hijos coman sanamente, que ingieran más frutas, verduras… Esa costumbre de que el niño entre más gordito es más sano es un mito, una mentira… La obesidad no es reflejo de vida sana, es lo contrario de que algo malo está pasando, especialmente, en los niños”, manifestó Martínez.

Dijo que el niño come lo que el padre le compra, entonces se deben acostumbrar a los hijos a que consuman alimentos saludables.

"En vez de comprarle un churro o gaseosa —se le puede comprar un yogurt o un fresco natural, una manzana— para que el niño desde pequeño se vaya acostumbrando poco a poco y vayan adquiriendo ese hábito para que cuando sean adultos estén saludables", concluyó.

Comentarios