• Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 15:00

Sexo

Orgasmos fingidos: la presión por “llegar al mismo tiempo”

El estrés, el cansancio y la presión por cumplir con el ser amado son algunos de los factores que llevan a la pareja a aparentar que siente placer en el acto sexual.

Pareja
Orgasmos fingidos: la presión por “llegar al mismo tiempo”

Aunque para muchos el orgasmo simultáneo favorece el sentimiento de unión y refuerza positivamente la relación de pareja, para otros alcanzar el clímax favorece el sentimiento de desesperación y refuerza la incertidumbre y la frustración, lo que conduce a muchas parejas a fingir que alcanzan el clímax.

Expertos en sexualidad opinan que la obsesión y el sobrecontrol de la emociones provoca que las personas se inhiban y la pasen muy mal a la hora de la intimidad. La mujer puede dejar de lubricarse adecuadamente y pueden aparecer molestias y dolores, mientras que el hombre puede tener fallas en la erección, eyacular rápidamente o inhibirse tanto que no pueda eyacular.

En algunas ocasiones alcanzar un orgasmo se vuelve una obsesión y se convierte en un requisito entre los hombres que contribuye reforzar su machismo: “yo siempre hago que con mi pareja tengamos orgasmos al mismo tiempo”, alardean. Y así, demandan y exigen.

En el caso de las mujeres, llegar al clímax es la más sublime demostración de amor, pero al fingir los orgasmos se sienten presionadas, lo que les impide relajarse lo suficiente como para abandonarse a las sensaciones de su propia excitación.

La sexóloga paraguaya Carolina Espínola señala que los orgasmos fingidos se pueden dar por muchos factores, uno de ellos es el de la incomodidad de una persona con su pareja, quien por temor a herirla sentimentalmente finge placer. Igualmente, el cansancio, el excesivo trabajo, son otros motivos que llevan a una persona a fingir el orgasmo durante las relaciones sexuales.

La profesional señala que un 90% de las mujeres no eyaculan, por lo que resulta difícil percibir cuando la misma llega al orgasmo real. Muchas de ellas no se encuentran en total plenitud con su pareja, por varios motivos que abarcan desde el interior de cada uno, y estos son los que la impulsan fingir los orgasmos, para no herir el ego de su pareja, termina fingiendo satisfacción. 

De la misma forma, el estrés, cansancio y por cumplir con el ser amado son otros de los factores condicionantes para que una mujer aparente sentir placer en el acto sexual.

La insatisfacción sexual influye de sobremanera en la autoestima de una persona, en el ánimo, y todos los círculos sociales. Una persona que no llega verdaderamente al orgasmo en el acto sexual de manera repetitiva, generalmente no llega a su plenitud.

La clave para el sexólogo y psiquiatra mexicano Francisco Argañaraz es llegar a la intimidad en completa relajación. 

"La experiencia y el compartir con una pareja que se quiere y que gusta puede facilitar la reducción de los miedos y las inhibiciones. Esto facilita alcanzar el orgasmo, ya que hubo tiempo para conocer a la otra persona y generar la confianza necesaria para poder dejarse llevar por el erotismo y la excitación. Uno disfruta en la medida en que es capaz de apropiarse de su cuerpo y de sus sensaciones", explica Argañaraz.

La sexóloga paraguaya Carolina Espínola señala que los orgasmos fingidos se pueden dar por muchos factores, uno de ellos es el de la incomodidad de una persona con su pareja, quien por temor a herirla sentimentalmente finge placer. Igualmente, el cansancio, el excesivo trabajo, son otros motivos que llevan a una persona a fingir orgasmo durante las relaciones sexuales.

Los especialistas coinciden en que un orgasmo simultáneo no puede verse como una meta. Hay que aprender a dejarse llevar por las sensaciones y las emociones, que fluya ese deseo de encontrarse con la persona que nos estimula sin ponerse parámetros ni presiones.

Comentarios