• Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 17:26

Sucesos - Soyapango

Amigo de árbitro asesinado: "Crio a sus hijos a fuerza de trabajo de sastre y arbitraje"

"Vivía con su esposa, y cuando no estaba pitando en una cancha de fútbol, se dedicaba a vender gelatinas, flan, chocobananos y charamuscas", dice su amigo.
Arnoldo
Foto EST/Archivo
Amigo de árbitro asesinado: "Crio a sus hijos a fuerza de trabajo de sastre y arbitraje"

Antonio (nombre cambiado por seguridad) era un gran amigo desde hace 45 años del árbitro asesinado Arnoldo Amaya e incluso vivían en la misma colonia en el municipio de Soyapango. El enterarse de su muerte le ha causado una gran tristeza al recordar los momentos que compartieron durante su amistad.

El amigo relató a El Salvador Times que Amaya antes se dedicaba a la sastrería y después sacó su curso de arbitraje. Reiteró que no solo pitaba en partidos de colegio, sino también en instituciones de gobierno.

"Para mí, era carismático, no era rudo. Se sometía a la disciplina arbitral que todos los referís manejan", dice Antonio.

"Muy trabajador, entusiasta, colaborador, amigable. Crio a sus hijos a fuerza de trabajo de sastre y arbitraje. En sábado y domingo pitaba de tres a cuarto partidos", detalla.

Al referirse a Amaya, Antonio también lo describe como una persona que con cualquiera entablaba una amistad. "Vivía con su esposa, y cuando no estaba pitando en una cancha de fútbol, se dedicaba a vender gelatinas, flan, chocobananos y charamuscas".

"Se rebuscaba, andaba en todos los pasajes de la colonia e iba a otras colonias de Soyapango a vender su producto. Cuando pasaba por acá siempre le comprábamos gelatina y flan en vasitos", recuerda Antonio.

Su amigo resalta que Amaya era muy apreciado en la colonia. "Nunca lo vimos bebiendo licor", asegura. Y recuerda que su amigo era un hombre que solo se dedicaba a su familia.

Comentarios