• Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:09

Sucesos - Miembros de pandillas

Asaltantes a víctima de robo: "Agradecé que no te hacemos pedazos en este momento"

Un grupo de mareros robaron a punta de pistola las pertenencias de un joven que había llegado a una colonia de San Marcos para visitar a su novia.

san marcos
Imagen de referencia de una de las calles principales de la ciudad de San Marcos, en San Salvador.
Asaltantes a víctima de robo: "Agradecé que no te hacemos pedazos en este momento"

Un grupo de ocho mareros fue condenado a ocho años de prisión por haber asaltado a punta de pistola a un hombre al que despojaron de una laptop, teléfonos celulares y $100 en efectivo.

La mañana del 12 de abril de 2012 Antonio (nombre modificado por seguridad) se levantó de buen ánimo pues había preparado una sorpresa para su novia Dina (identidad protegida) con quien festejaría el segundo aniversario de haber iniciado la relación sentimental.

El hombre pidió el día libre en su trabajo para disfrutar de la compañía de su pareja. Con ese objetivo, partió desde su casa rumbo a la colonia Santa Isabel I del municipio de San Marcos, la que visitaba desde 2010 y en la que nunca había tenido problemas, pese a que es merodeada por mareros.

Aquella mañana, sin embargo, Antonio fue interceptado en su auto por un grupo de sujetos que incluso él conocía de vista y por los alias. Los pandilleros apuntaron con arma de fuego y lo obligaron a detenerse a la orilla de la calle, cerca de una tienda.

Antonio recuerda que Oscar Giovanni de León, alias “Chino”, fue el primero en apuntarle con una escopeta, luego, Elmer Omar Domínguez, alias “Macano”, lo obligó a salir de su vehículo para quitarle dos celulares que se encontraban al interior del carro.

“Macano”, para intimidar aún más a la víctima le aseguró con voz de desprecio “agradecé que no te matamos”, esto ante la mirada de Miguel Antonio Castro, “Sayco”, y Miguel Enrique Méndez, “Tostadas”, que apuntaban con una pistola cada uno a Antonio desde otros puntos.

Juan Antonio López Pérez, alias “Blacky”, insistía a Antonio que agradeciera que no lo matarían y que solo le llevarían sus pertenencias. Otro sujeto de nombre José Luis Arita, alias “Buey”, procedió a sacar del vehículo una laptop.

Le hurgan en los bolsillos

Los delincuentes revisaron por completo el vehículo y no encontraron más objetos de valor por lo que decidieron hurgar en los bolsillos de Antonio. Esta labor fue realizada por Diego Alberto Méndez, conocido como “Gemelo”, quien se apropió de $100.

Al verificar que habían dejado sin nada de valor a Antonio, los asaltantes decidieron retirarse del lugar no sin antes consultar con Juan Diego Méndez, alias “Gemelo”, y Alexander Pineda de León “Hamburguesa”, quienes vigilaban que el lugar estuviera libre de policías.

Luego del asalto –que tuvo una duración de aproximadamente 10 minutos- Antonio llegó hasta donde su novia con quien por cerca de dos horas discutió la posibilidad de denunciar a sus victimarios a quienes había reconocido por sus alias.

Ello permitió a la PNC, iniciar las investigaciones contra los sujetos, quienes en el registro de las autoridades estaban perfilados como miembros de la pandilla 18.

Cuatro años después del asalto, en mayo de 2016, las autoridades realizaron una pesquisa en diferentes zonas de los municipios de San Marcos, Santiago Texacuangos y Santo Tomás, localizando y capturando a los ocho asaltantes.

La víctima se presentó a realizar la declaración correspondiente en el juicio realizado en el juzgado Quinto de Sentencia en la que detalló los hechos, asegurando que la laptop que le fue robada estaba valorada en $250 y los dos teléfonos sumaban un total de $300.

En este mismo juicio los delincuentes llevaron a varios testigos de descargo para intentar convencer al juez que ellos no habían realizado el atraco ya que se dedicaban a varios oficios.

El juez valoró que los testimonios presentados en favor de los acusados no eran convincentes ya que estos podrían haber sido coordinados por la defensa para intentar hacer creer una versión distinta a la que realmente ocurrió.

La decisión del juzgador fue condenar a ocho años de prisión a los pandilleros, que también deberán de responder por los daños ocasionados al patrimonio de Antonio, que según se estableció es de $800.

Comentarios