• Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 18:46

Sucesos - Piden responsables sean juzgados

“A mí me cayó un 'riflazo' en la nalga durante la masacre de la Zona Rosa”

Los miembros del colectivo Víctimas del Terrorismo El Salvador afín a la Fuerza Armada piden se investiguen todos los casos, aunque ellos tienen interés particular en dos de ellos.

Masacre Zona Rosa/Foto www.diariolatino.net
Masacre Zona Rosa/Foto www.diariolatino.net
“A mí me cayó un 'riflazo' en la nalga durante la masacre de la Zona Rosa”

"Yo iba pasando por ahí y de puro choto me cayó (una bala)", es el recuerdo de un hombre que asegura fue víctima del atentado en la Zona Rosa. Él es parte del colectivo de Víctimas del Terrorismo El Salvador que ha pedido a la la Fiscalía General de la República (FGR) investigar a funcionarios actuales y ex miembros de la Comandancia General del FMLN, entre estos el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, por delitos cometidos durante la guerra civil en El Salvador.

"Cómo habían varios marines (militares estadounidenses) se bajaron (los guerilleros) de un pick up, como seis tipos, y uno de ellos parece que era éste (Manuel) Melgar- exministro de Justicia y Seguridad-. A mí, me cayó un riflazo en la nalga cuando pasaba porque tiraron a mansalva", relató Roberto Corrales uno de los integrantes de la agrupación que hoy llegó a la FGR.

Debido a la herida, Corrales asegura tener problemas en el nervio ciático y en la pierna izquierda.

"Lo que queremos es que los criminales pasen por la justicia, y los criminales son todos esos que están en el Gobierno", sentenció. 

Por su parte, el presidente del colectivo, Fernán Camilo Álvarez, señaló que no buscan una indemnización, debido a que eso significaría: "poner precio a una muerte injusta y es lesivo para la condición humana".

El coletivo pidió a la FGR que investigue los crímenes de ellos consideran de lesa humanidad atribuidos a miembros del Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos (PRTC), el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y el Frente Frabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), quienes tenían “una política de aniquilar” a sus víctimas aunque éstas se rindieran.

Aunque señalaron que son varios casos, presentaron solicitud de dos en específico: La Masacre de la Zona Rosa y el derribamiento de un helicóptero militar en Lolotique, San Miguel. En ambos murieron militares estadounidenses.

En la Zona Rosa, en la capital, el 19 de junio de 1985, cuatro infantes de la marina estadounidense murieron en un ataque perpetrado por miembros del PRTC.

"Lo de la Zona Roza fue terrible. Tenía una amiga que murió ahí, solo porque estaba comiendo en ese lugar. Por eso es necesario que se investigue para que todos quedemos satisfechos", dijo por su parte, la exdiputada de ARENA, Lilian Díaz Sol.

Seis años después de éste ataque, tres militares norteamericanos murieron luego de que fuera derribado el helicóptero UH-1H en el que viajaban, en Lolotique, San Miguel.

En este caso en especificó, los denunciantes condenaron el actuar de los guerrillos, ya que "cuando cayó el helicóptero, ellos estaban vivos y los asesinaron ya cuando había caído", puntualizó Díaz Sol.


"Salvador Sánchez Cerén dijo en Cuba que ellos en cada ataque buscaban la aniquilación, quiere decir no hay prisioneros vivos, eso es un crimen de lesa humanidad que no sólo es atribuible a él sino que es una política de guerra del FMLN", dijo por su parte Álvarez.

Sacerdotes jesuitas, los responsables de la guerra

Los miembros del colectivo apuntaron que todos los crímenes de lesa humanidad, tanto los cometidos por la entonces guerrila como por el ejército, deben ser investigados; aunque al referirse al caso de los padres jesuitas los culpan de ser ellos quienes en vida "orquestaron" la guerra civil que duró 12 años. "Ellos fueron los instigadores de esta hecatombe que ocurrió en el país", señaló Corrales.

"Los jesuitas desde 1968 comenzaron a indoctrinar a los campesinos y con teología de la liberación  hicieron desastres", finalizó.

Comentarios