• Diario Digital | sábado, 24 de agosto de 2019
  • Actualizado 18:28

Sucesos - 17 MESES DESAPARECIDA

Estudiante de la Don Bosco desaparecida hace más de 500 días sufría de “bullying” en la universidad

El Fiscal General, Raúl Melara, aseguró que el caso es prioridad dar con el paradero de la joven desaparecida hace más de un año.

Astrid Mirella, desaparecida.
Astrid Mirella, desaparecida.
Estudiante de la Don Bosco desaparecida hace más de 500 días sufría de “bullying” en la universidad

La estudiante de la universidad Don Bosco Mirella Astrid Orellana Durán, de 21 años, quien a esta fecha está desaparecida desde hace 529 días sufría de "bullying" en ese centro de estudios superiores.

Se entiende por "bullying" (intimidación) el hostigamiento escolar o maltrato psicológico, verbal o físico, producido entre estudiantes de forma reiterada.

El padre de la joven dijo a El Salvador Times que algunas compañeras de estudio de la joven la hacían sentir mal a su hija, debido al vestuario humilde que utilizaba para llegar a la universidad, así como el lugar de donde reside.

Algunas compañeras de Orellana “llegaban a la universidad muy arregladas, perfumadas e incluso algunas hasta con guardaespaldas”. Todas esas situaciones que observaba la joven en ellas, aunado a que a veces la ignoraban o le decían que ella era pobre, dañaban su autoestima.

Fue por esa razón que cuando inició su carrera de licenciatura en Contaduría Pública en la Universidad Don Bosco, ubicada en Soyapango, le dijo a su padre que ya no deseaba continuar estudiando, porque la hacían sentir mal sus compañeras. Ante esa situación, el progenitor dice que siempre le dio ánimos para que continuara y así lo hizo.

“Me contaba que sus compañeras llegaban en vehículo y tenían sus computadoras laptops para estudiar y como ella no la tenía, eso la hacía también sentirse mal”, expresa el padre de la joven.

“Ella logró superar el bullying que le hacían en la universidad (...) La meta que tenía era de ser auditora y después quería sacar una carrera de computación”, expresó el padre de la universitaria.

Orellana estaba cursando su tercer año de la carrera universitaria cuando desapareció. Ganó un plan de beca completa en la universidad la cual perdió después por una baja nota que sacó en un trabajo de grupo.

Fiscal dijo que será prioridad dar con su paradero

El Fiscal General de la República, Raúl Melara, escribió en su cuenta de twitter a petición de una mujer para que resuelva el caso:  "Cada persona desaparecida importa; y encontrar su paradero será una prioridad en su administración”.

La mujer le escribió en un tuit que a pesar del trabajo saturado que tiene la Fiscalía General de la República (FGR) le solicitaba que por favor tuviera atención con el caso de la estudiante desaparecida, ya que la familia estaba sufriendo desde hace más de un año.

Y es que son 529 días sin saber nada de Orellana, la última vez que la vio su familia fue el sábado 20 de enero de 2018, después de que asistiera a clases y dijera a sus compañeras que se iba a ver con su novio en Plaza Mundo.

El padre de la universitaria dice que tiene mucha fe en que el nuevo Gobierno le ayude a resolver el caso. Asegura que la madre de la joven mantiene la ilusión de que ella regrese un día. “Lo siente en su corazón, la mira y la sueña”, comentó.

Él junto a su excompañera de vida no se explican cómo la joven pudo desaparecer. “Es una muchacha educada, estudiosa y casi no salía de la casa, además no se vestía extravagante ni se pintaba su rostro”, aseguró.

“Para uno como padre responsable y que ama a sus hijos, esto ha sido un tormento, una tortura que no se la deseo ni al más enemigo (...) Llegar a la casa, ver los cuadernos, su ropa (...) Siempre quiso prepararse, ella sabía que iba salir adelante pese a las limitaciones”, detalló con gran nostalgia.

 

Comentarios