• Diario Digital | viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 09:55

Sucesos - Incendio

Hija de sexagenario que murió calcinado en Quezaltepeque: “Yo le decía: ‘¡papá vámonos!’, pero nunca se fue conmigo”

"Yo le traía su comida, cosas que él necesitaba; porque me causaba dolor ver la condición en la que él estaba", explicó la mujer.

Griselda
Captura de pantalla de video tomado de El Noticiero
Hija de sexagenario que murió calcinado en Quezaltepeque: “Yo le decía: ‘¡papá vámonos!’, pero nunca se fue conmigo”

Griselda Jazmín Pérez, hija de Juan Alonso Lucero, de 67 años y quien murió calcinado por un incendio que consumió su vivienda, llegó al lugar a reconocer a su progenitor.

La mujer estaba devastada y lloraba de dolor al observar la escena dentro de la casa ubicada en la calle Girón, de la colonia Flor de Izote, municipio de Quezaltepeque, La Libertad.

"Me di cuenta como a las 6:00 de la mañana que me avisaron y luego busqué a mis otras hermanas y me contaron que era mi papá", dijo la hija del sexagenario.

"Yo le traía su comida, cosas que él necesitaba porque me daba dolor ver la condición en la que él estaba.

"Yo le decía: ‘¡papá vámonos!’, pero él nunca se fue conmigo. Lamento cómo murió mi papá", expresó la mujer entre lágrimas.

Lucero vivía junto a Catalina Torres Merino, de 68 años, quien también murió calcinada en el siniestro causado porque dejaron una vela encendida en la casa construida de lámina y madera.

Ambos vivían solos y, según Griselda, tenían aproximadamente un año de vivir en el sector.

"El señor gritaba y mencionaba los nombres de los vecinos"

Una habitante cercana de la zona dijo que empezó a escuchar los gritos pidiendo auxilio. "El señor gritaba, pero mencionaba los nombre de los vecinos, al igual que ella (su compañera)", aseguró la pobladora.

"Ya no se pudo hacer nada porque ya todo estaba incendiado, y el miedo que a nosotros nos daba es que como había un tambos de gas, entonces nadie se iba a meter entre las llamas a querer salvarlos a ellos".

Agregó que minutos después ya no se escucharon los gritos. Habían muerto.

Comentarios