• Diario Digital | domingo, 23 de febrero de 2020
  • Actualizado 17:46

Sucesos - PIDEN REFORMAS A LEY DE PENSIONES

Maestra con más 36 años de servicio no se jubila por pensión de "hambre": $200 no alcanzan ni para una semana

“Uno como ser humano siempre piensa en vivir sus últimos años lo mejor posible… Lo ideal sería recibir una pensión de $900, eso sería lo justo para enfrentar la situación económica en el país”.
Oliday tienen más de 36 años forman a las nuevas generaciones de salvadoreños en centros educativos públicos. Foto Ernesto Pérez.
Oliday tienen más de 36 años forman a las nuevas generaciones de salvadoreños en centros educativos públicos. Foto Ernesto Pérez.
Maestra con más 36 años de servicio no se jubila por pensión de "hambre": $200 no alcanzan ni para una semana

Oliday, de 56 años, es maestra del Centro Escolar Casto Valladares de San Juan Opico, en La Libertad, y reside con su esposo y sus hijos en San Salvador.

Para esta docente, el cansancio durante sus jornadas de trabajo se ha vuelto más complicado por el desgaste físico; y no es para menos, tiene 36 años y medio impartiendo clases y educando a las nuevas generaciones de abogados, médicos, arquitectos e ingenieros durante buena parte de su vida.

Dice que se siente orgullosa de ser maestra y, al igual que ella, cientos de docentes que han dejado su juventud en los salones de clases se vistieron de negro y marcharon desde la plaza Gerardo Barrios, ubicada en el Centro Histórico de San Salvador, hasta la Asamblea Legislativa exigiendo una pensión justa y digna para su retiro.

Entusiasmada por su jubilación, la docente relató a El Salvador Times, que recién cumplió los 56 años y se acercó a la AFP que cotiza para entregar sus documentos e iniciar los trámites de su jubilación.

Sin embargo, la alegría en su rostro se volvió tristeza cuando le hicieron el cálculo y le dijeron que su pensión mensual sería de $236 dólares, tomando en consideración que por su trayectoria como docente su sueldo es de $1,000.

¿Aceptó o no esa pensión?

Ella lo explica.

“Yo no acepté esa pensión; un compañero de trabajo me dijo que mejor esperara, que se iba a luchar para que esto cambiara”, relató la profesora a este medio.

“No es justa una pensión de esas, no alcanza ni para lo básico que es la alimentación, ni para uno sólo alcanzan $200”, expresó Oliday.

Ella agregó que supo que algunos empleados públicos que aceptaron esa pensión mínima ya no se las mejorarán aunque exista un cambio, pues considera que lo ideal es no aceptarla y seguir trabajando normal hasta que la situación cambie.

“La verdad no es justo después de dar una vida entera enseñando a los niños pequeños, hoy en día es bien difícil lidiar con ellos”, valoró la experimentada maestra.

Aseguró que tiene deudas y compromisos familiares, de los cuales siempre tiene que estar pendiente; de ahí parte de la frustración cuando se enteró lo que iba a recibir en concepto de pensión.

“Esos $236 no alcanzan para nada, ni para una semana, aunque tengamos una vivienda humilde. La canasta básica ha incrementado, todo está caro y la verdad no alcanza”, argumentó.

Jubilados de INPEP tienen mejor pensión

Oliday explicó que la mayoría de empleados públicos que se jubilaron a través del Instituto Nacional de Pensiones de los Empleados Públicos (INPEP) tienen una pensión mucho mejor, y considera que no es justo que a ellos como maestros les dejen una pensión de hambre, si han trabajado el mismo tiempo y los mismos años.

“Nosotros pediríamos al Presidente Bukele que se siente en una mesa de trabajo y que vea esta situación… Le pedimos que nos mejore esa pensión porque no es justo dar una vida entera trabajando y que nos quede una pensión tan baja", fue el mensaje que envió. 

Recuerda que cuando surgieron las AFP fue de las personas obligadas inscribirse a ese nuevo sistema de pensiones, pero admite que nunca se imaginó lo que conllevaría 22 años después cuando le dijeron lo que iba a recibir como pensión.

“Uno como ser humano siempre piensa en vivir sus últimos años lo mejor posible… Lo ideal sería recibir una pensión de $900, eso sería lo justo para enfrentar la situación económica en el país”, comentó la docente.

“Hay muchos maestros que ya nos pasamos la edad, pero seguimos laborando porque son pensiones muy bajas y así no podemos retirarnos… Yo por eso sigo trabajando”, afirmó.

La marcha en la que participó Oliday tenía como propósito presionar para que los diputados cambien el decreto aprobado en el 2017, al cual se le llamó "Parche sobre parche", pues según los maestros vino a afectar a los empleados públicos respecto a la pensiones.

Comentarios