• Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 09:47

Sucesos - Heroína

Otti Bonilla, la enfermera que ayudó en accidente: “El niño se convirtió en algo especial para mí y sentí que era mío en ese momento"

El Salvador Times habló en exclusiva con la enfermera que ayudó al pequeño de un año y cuatro meses que quedó huérfano de madre tras un accidente de tránsito en la carretera a Santa Ana, ocurrido la semana pasada.

Otti Bonilla
Imagen de María Otilia Bonilla, de 32 años de edad.
Otti Bonilla, la enfermera que ayudó en accidente: “El niño se convirtió en algo especial para mí y sentí que era mío en ese momento"

María Otilia Bonilla, de 32 años de edad, regresaba de trabajar en un vehículo junto a otra persona el viernes 15 de marzo, cuando vio un fuerte accidente de tránsito que alteró su ruta de camino cuando se dirigía a su hogar. Las decisiones que tomaría los próximos minutos la convertirían en una heroína y el ejemplo de muchos salvadoreños. 

El vehículo circulaba sobre el kilómetro 36 de la carretera que conduce de Santa Ana hacia San Salvador en Ciudad Arce, La Libertad. El sol se ponía cuando presenciaron el accidente entre una coaster de la ruta 100 y dos buses amarillos que transportan personal de maquilas.

Afirma que junto a la otra persona que iban dentro del vehículo presenciaron en el momento justo del accidente. "Me quedé impactada, mi cerebro quedó en blanco en ese momento", manifiesta. El estruendo los asustó, pero no hubo mucho tiempo que perder. 

Sin embargo, ella junto a su acompañante decidieron bajarse del vehículo y tratar de auxiliar a las personas que habían resultado lesionadas. 

Entre los escombros, encontró a un bebé de un año y cuatro meses de nacido. Preguntó quién era su madre y una persona que se encontraba en el lugar rápidamente le dijo que la progenitora se encontraba fallecida y debajo de uno de los buses. Ella fue identificada como Cindy R., de 16 años de edad, quien yacía frente a los hierros retorcidos de uno de los automotores. 

"El niño se convirtió en algo especial para mi y sentí que era mío en ese momento. A él junto a tres hombres y una mujer los trasladamos con un señor en un pick up particular hacia el hospital San Rafael", narró a El Salvador Times la enfermera, quien en redes sociales ha sido identificada como Otti Bonilla.

El pequeño desprotegido que acababa de perder a su madre hizo que su instinto materno saliera a la luz. No es para menos, pues es madre de tres hijos: uno de siete meses, uno de tres años y otro de seis. Además, de eso, verlo herido hizo brotar de su corazón su vocación como enfermera. 

Cuenta que lamentablemente uno de los hombres que iba en el vehículo cuando llegó al San Rafael ya había fallecido, más no así las otras tres personas y el bebé. El fallecido fue reconocido como Elmer Lázaro Larín.

"Cuando dejé al niño en el área de Pediatría, lo limpiaron y me miraba y me decía mamá, eso me rompió el corazón en mil pedazos. Yo andaba con mi uniforme y estaba manchada de sangre", recuerda Bonilla.

Aseguró que dejó al niño con los doctores y después se retiró a su hogar en donde le esperaban sus tres hijos y su compañero de vida, pero se enteró que una hora más tarde llegó el papá al hospital.

"El día del accidente yo me olvidé de todo, del mundo entero, porque lo único que deseaba era ayudar. Se me salieron las lágrimas y me sentí consternada con tanto paciente lesionado", expresó Bonilla

Al día siguiente (sábado) pasó por el hospital para preguntar sobre el estado de salud del infante, y le dijeron que estaba estable y que ya le habían dado de alta. 

Vocación desde pequeña

Otti Bonilla cuenta que desde pequeña tenía esa vocación de ser enfermera y ayudar a los demás. Recuerda que incluso cuando tenía 10 años jugaba con sus muñecas y las hacía pasar como sus pacientes por lo que las cuidaba y hasta inyectaba.

Manifiesta que a su madre le decía que ella iba ser una buena enfermera cuando estuviera grande.Y así fue.

Según relata, ella sacó su bachillerato en salud del Instituto Nacional de Antiguo Cuscatlán y luego se graduó como tecnóloga en enfermería de la Universidad Andrés Bello y asegura que quedó muy enamorada de su carrera.

Bonilla tiene seis años de ser enfermera profesional y actualmente trabaja en una clínica privada en Ciudad Arce.

De hecho, el día que ocurrió el accidente regresaba de su trabajo. Al final el trágico accidente dejó como saldo dos personas fallecidas y apróximadamente 40 heridos.

Lamentablemente, la desgracia de esas familias puso los reflectores sobre Bonilla, quien no solo se ha hecho famosa en redes sociales, sino que incluso en medios de comunicación por su labor altruista al ayudar al pequeño.

"Me siento feliz que la gente reconozca que habemos personas que lo que nos importa es ayudar al pueblo en estos momentos difíciles como una tragedia como esta", expresó.

Otti Bonilla2

Comentarios