• Diario Digital | domingo, 29 de enero de 2023
  • Actualizado 00:00

Sucesos - Una de las jóvenes desapareció hace 17 días

Pandilleros se adjudican secuestro de varias mujeres: "Ellas están en ropas menores, a ver cuánto aguantan estar encerradas"

Las  jóvenes habrían sido vistas hace unos días entre los municipios de Colón y Quezaltepeque, golpeadas y custodiadas por pandilleros.

Michel-Paz
Pandilleros se adjudican secuestro de varias mujeres: "Ellas están en ropas menores, a ver cuánto aguantan estar encerradas"

Miembros de la estructura terrorista Barrio 18 se adjudicaron recientemente el secuestro de -al menos- cuatro jóvenes en el municipio de Ilopango, las cuales habrían sido privadas de libertad a inicios de enero. Por una de ellas obtuvieron $2,000 de su familia a cambio de devolverla con vida, sin embargo, la joven continúa desaparecida.

"Ellas ahorita están en ropas menores, a ver cuánto aguantan estar encerradas, va", dijo en una llamada telefónica uno de los supuestos delincuentes a la madre de unas las víctimas. La joven desapareció el lunes 9 de enero y pese a que su familia la ha buscado y difundido su imagen en redes sociales, no hay noticias de ella.

El caso toma realce toda vez que las pandillas habrían retomado el secuestro como una forma de operar para sostener su accionar delictivo mediante la compra de armas y organización de logística.

El Salvador TIMES contactó a la desesperada madre y a conocidos de la joven para conocer qué fue lo que pasó.

El 9 de enero, Saraí B. se levantó muy temprano; se arregló y se encargó de borrar todas sus fotografías e historial de llamadas de su celular y lo colocó sobre una mesa, todo esto luego de recibir una llamada telefónica de un familiar, con quien debía realizar diligencias personales.

La joven, de 18 años quien el año pasado terminó su bachillerato, salió de su casa a las 6:30 de la mañana y le dijo a su madre que regresaría pronto, pero nunca volvió. Ella habría abordado un taxi que la esperaba frente a su vivienda.

La madre, quien pensó que la joven había olvidado el celular, no se preocupó por ella sino hasta que llegó la noche sin tener noticias de su paradero. Fue entonces cuando preguntó a conocidos si la habían visto, acudió a Medicina Legal y a los hospitales sin tener una respuesta de dónde estaba su hija.

"A nosotros no nos cuesta volarle la cabeza"

Al no tener resultados de la ubicación de su hija, la mujer relató que tomó valor y acudió desesperada al cabecilla de la pandilla de la comunidad, a quien le preguntó si sabía cuál era el paradero de Saraí. Aunque este negó tener noticias, su instinto materno la hizo suplicar por la vida de su vida e incluso le ofreció dinero a cambio de su vida.

Pero sus lágrimas, desesperación y súplicas no causaron efecto en el pandillero, que le ordenó irse del lugar o el resto de su familia "pagaría las consecuencias".

Dos días después la mujer recibió una llamada telefónica de alguien que le aseguró saber donde estaba su hija.

El sujeto se identificó como miembro de esos grupos criminales y le dijo que ellos tenían a Saraí y otras jóvenes, y sólo esperaba la orden del "homeboy", quien estaría recluido en un penal, para ejecutarlas si sus familias no pagaban su rescate.

“La onda está así: que mañana va a hablar el homeboy de allá adentro, y yo lo que les voy a decir es que a ustedes… simón… a ver qué pedo ahí… ahí depende de la orden que dé él. La onda está así, tenemos a cuatro junto con ella, va", le dijo el pandillero, según el relato de la madre.

La orden sobre su secuestro habría salido de un recinto penitenciario, donde se encuentra recluido un peligroso cabecilla del barrio 18 desde hace más de 10 años. "A nosotros nada nos cuesta volarles la cabeza ahí, pero la onda está como le repito que nosotros no nos mandamos solos. A nosotros, los superiores de adentro nos mandan las órdenes", le habría dicho el negociador  a la madre de Saraí cuando ésta le pidió tiempo para reunir el dinero.

Según un amigo de la desaparecida, el cabecilla que está preso se enamoró de Saraí al ver fotos que los mismos miembros de su pandilla le mandaban y de ahí que habría ordenado que la raptaran.

Joven fue vista en La Libertad

Un día después de esa llamada, el pandillero se habría comunicado nuevamente con la madre para recordarle que si no entregaba $2,000 su hija sería asesinada. La mujer respondió que ya tenía el dinero y solo esperaba que le dieran una ubicación para llevarlo.  

Preliminarmente, el dinero debía ser entregado la mañana del lunes 16 de enero en una terminal de San Salvador, pero el sujeto no volvió a comunicarse con la familia de Saraí. El número telefónico desde el cual se realizó la negociación fue bloqueado.

Saraí y las otras jóvenes habrían sido vistas hace unos días entre los municipios de Colón y Quezaltepeque, ambos en el departamento de La Libertad. Denuncias ciudadanas aseguran que las jóvenes lucen golpeadas y son custodiadas por pandilleros.

*Espere la segunda entrega en la que la mamá de Saraí narra el drama familiar, con la esperanza que si alguien la ha visto se lo haga saber y que la policía agilice la investigación y rescate.

Comentarios