• Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:33

Sucesos - Historia

Liliana Hernández, una comunicadora para la que no fue fácil declararse lesbiana pese a tener un padre homosexual

“No sabes el mundo al que venís ... mi miedo es que te pueda pasar algo”, fue la frase que le dijo su padre a la pequeña Liliana tras la confesión.

Liliana
Liliana Hernández, una comunicadora para la que no fue fácil declararse lesbiana pese a tener un padre homosexual

Liliana Hernández está a un paso de convertirse en una profesional de las comunicaciones y a lo largo de su vida ha enfrentado dificultades por el hecho de ser lesbiana, orientación que dice no fue fácil de hacer público pese a tener un padre homosexual.

Actualmente, la joven trabaja en el área de comunicaciones de la organización "entreamigos", la cual fundada por su padre William Hernández, el cual señaló no influyó en la decisión de su orientación sexual. Incluso le advirtió sobre la exposición y rechazo que iba a tener.

Hernández, es el primer activista de la comunidad LGTBI en El Salvador, a quien para el día del padre medios de comunicación lo buscan para dar declaraciones, pero él, con tono bromista, dice que la primicia se la dará a Univisión.

Pese a que la lógica indicaba a que su padre era la persona ideal para confesarse, Lili -como la conocen sus amigos- optó por hacerlo con su madre y hermanas, una de ellas su gemela, quienes en un primer momento no se tomaron tan a bien la noticia.

Luego de siete días de críticas de su familia, Liliana decidió hablar con su padre quien en ese momento se encontraba fuera del país, por lo que se tuvo que valer de un teléfono para "salir del clóset". 

“No sabes el mundo al que venís ... mi miedo es que te pueda pasar algo”, fue la frase con la que Williiam recibió a Liliana en el mundo LGTBI. La frase desconcertó a la mujer, quien en ese momento asumió que su padre la iba a resguardar de los señalamientos del resto de su familia.

“Yo asumiendo que él me iba a entender, pensé que me diría no te preocupes”, recordó Liliana quien también tiene muy presentes las lágrimas de su padre al momento de la confesión, la cual tuvo que guardar durante toda su infancia y parte de su adolescencia.

William se encontraba en Francia, la distancia provocó que el impacto de las palabras que dio a su hija fueran mayores. Aunque al final, se prometieron seguir adelante, pero, había una dificultad que afrontar: su madre y su hermana gemela quienes no terminaban de aceptar su orientación.

Liliana señaló que dos de las tres mujeres de su familia seguían “duras” con ella, puntualmente en aspectos como no tomar de la mano a su pareja y que las visitas no fueran tan frecuentes.

En lugar de hacer caso a las sugerencias, Liliana dice que tuvo un capricho que la llevó a cuestionarse sobre los verdaderos motivos que tenía para no poder hacer esas cosas que se consideran normales en los heterosexuales.

Cuando el padre regresó de su viaje, ella se encargó de recogerlo en el aeropuerto, al verlo le dijo: “Si usted trató de alejarme de este mundo pues hizo mal porque yo ya estaba aquí, quizá, desde antes de haber nacido”.

“No sé cómo voy a hacer con tu mamá ni con tu hermana, pero, ellas tienen que entender que si te amamos te vamos a aceptar tal cual sos”, eran las palabras de aliento que le daba su padre. Con el pasar del tiempo, la situación cambió y su familia decidió respetar su forma de actuar.

Luego de varios años, William logró consolidar la organización que dirige y esto llevó a Lili a tocar las puertas de esas oficinas, pero, sin buscar tener privilegios ya que inició como voluntaria hasta convertirse en la encargada de comunicaciones de "entreamigos".

Liliana ahora es la encargada de las redes sociales de la fundación y junto a otro compañero aspira a establecer una radio online que busque promover los derechos de personas con diversidad sexual.

Además, brinda talleres de estigma y discriminación de VIH e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), pero su trabajo no termina ahí, ya que es la persona que está coordinando los últimos detalles de la marcha que año con año se lleva a cabo en contra de la homofobia.

Esta joven, pese a las dificultades a las que se ha enfrentado, se muestra valiente y optimista ante el futuro. Asegura que su familia es muy unida, que las cosas con su madre y hermana gemela fueron difíciles en un determinado momento, pero ambas siempre han estado a su lado.

Lili, al igual que sus hermanas, son el orgullo de su padre, quien en cada oportunidad que se le presenta afirma que sus hijas son unas profesionales: una a punto de graduarse de la Universidad Tecnológica (UTEC) y otra abogada y notaria, que también a apoyado en el área jurídica de la asociación.

Comentarios