• Diario Digital | martes, 24 de mayo de 2022
  • Actualizado 19:04

Sucesos - El estrés es uno de los detonantes

Los policías salvadoreños beben demasiado alcohol porque tienen mucho estrés, según informes de Toxicología

El consumo de alcohol “problemático”, las deudas económicas y las relaciones extramatrimoniales son causales de la violencia y de actos delincuenciales en la PNC, según indicó el director del Instituto de Toxicología del Ministerio de Justicia y Seguridad, Ricardo Cook.

Policías en formación
Los policías salvadoreños beben demasiado alcohol porque tienen mucho estrés, según informes de Toxicología

Los recientes hechos que cobrado las vidas de cinco policías y la desaparición de otra agente han evidenciado algunos problemas a los que los uniformados están expuestos y que los desnudan ante problemas como un alto nivel de estrés, consumo abusivo de bebidas embriagantes, el cansancio y otros.

No en vano, expertos consideran que se debe abordar la problemática de manera inmediata y con la urgencia del caso, para evitar que aparezcan nuevos casos de suicidio o se asienten problemas como el alcoholismo y la depresión.

Precisamente es el consumo de alcohol uno de los detonantes que ha estado presente en al menos tres casos de muerte de uniformados en menos de una semana.

El director del Instituto de Toxicología del Ministerio de Justicia y Seguridad, Ricardo Cook, indicó a El Salvador Times que bajo un acuerdo con la Inspectoría General de la Policía Nacional Civil (PNC) realizan un programa denominado “Mecanismos de control”, con el que realizan pruebas de dopaje en los puestos de policías y delegaciones.

Durante todo un año, Cook y su equipo realizan unas 3 mil pruebas en diferentes delegaciones, e incluso al personal administrativo, pero considera que los datos que manejan son “una muestra insignificante para lo que está ocurriendo realmente dentro de la Corporación policial”.

“Si nos salen solo diez pruebas antidoping positivas al año de tres mil que hacemos, entonces pareciera que los policías son unos angelitos y no es así. Sabemos que la realidad es otra”, comentó Cook.

Policías son más propensos a ingerir licor

De acuerdo al médico, hay dos tipos de consumo alcohólico, el no problemático y el problemático, de este último si el porcentaje en la población es de un 10%, en la institución policial se duplica hasta un 20%, por lo que se vuelve urgente atenderlo.

Entre las causales —según Cook— que se originan para el consumo problemático de licor entre los policías está el estrés, que el profesional cataloga como “grave y grande” debido a la labor que desempeñan y la situación de inseguridad que los agobia.

“Solamente al andar con ese uniforme se exponen a ser blanco de grupos delincuenciales, y eso no es agradable. Además, las jornadas laborales a las que son expuestos son largas y esto viene a complicar sus problemas”, dijo el director. “A esto se le agregan los problemas económicos, los problemas emocionales, las relaciones extramatrimoniales. Todo eso abona negativamente y buscan el refugio en el alcohol”, razonó.

A pesar que la problemática es grande y que las situaciones de riesgo son recurrentes, Cook lamentó que en la formación de los agentes en la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP) hay muchos vacíos en la enseñanza, como el hecho de no instruirlos sobre la importancia de manejar el uso de un uniforme y el poder que este les confiere.

Según la dirección de la PNC, la institución cuenta con 33 sicólogos para atender diversas situaciones entre los policías, pero expertos consideran que el número no es suficiente para brindar una atención adecuada, además, muchos policías se quejan que en años pueden no recibir una sola visita de uno de estos profesionales.

Comentarios