• Diario Digital | Domingo, 16 de Diciembre de 2018
  • Actualizado 00:39

Judiciales - CASO EN JUICIO

Viuda intentó renovar flota de autobuses que heredó de su esposo pero fue estafada con $12,000 por un "viajero"

La representación fiscal, a partir de las investigaciones, declaró que el imputado se dedicaba a traer encomiendas desde Estados Unidos hasta El Salvador. La mujer no obtuvo el autobús ni el dinero. 

Foto: Thomas Built Buses
Foto: Thomas Built Buses
Viuda intentó renovar flota de autobuses que heredó de su esposo pero fue estafada con $12,000 por un "viajero"

Una viuda intentó honrar la memoria de su esposo expandiendo el negocio de autobuses que había heredado, pero su objetivo fue truncado por un hombre que se le presentó como un importador de vehículos que la terminó estafando con $12,000.

Desde la muerte de su esposo, Xiomara (nombre modificado por seguridad) tuvo que asumir las responsabilidades de una línea del transporte público que con el paso del tiempo sus buses comenzaron a deteriorarse, un amigo le recomendo a Mario C., quien presumía de su experiencia en la compra de vehículos desde Estados Unidos.

La mujer de 75 años se vio obligada a recurrir al residente en Estados Unidos debido a que en el país las instituciones no le otorgan crédito a personas de su edad. Por ello solicitó conseguir un autobús de buena calidad y a un buen precio.

Según el expediente judicial, la tarde del 28 de junio de 2016. Xiomara y Mario se reunieron en un restaurante en las cercanías de la plaza del Salvador del Mundo para cerrar el trato.

El imputado le señaló a su víctima que viajaría a Estados Unidos y que había identificado varios autobuses valorados en $12,000 por lo que debía entregarle un anticipo de $6,500 para comenzar los trámites; ella no se negó y vio buena la idea.

El 4 de julio, Xiomara entregó el dinero acordado ya que al día siguiente Mario saldría de viaje. Le prometió que cuando estuviera allá le enviaría varias fotografías con los modelos para que pudiera escoger el que más le gustara. 

Desde Estados Unidos, el hombre le llamó a su clienta para decirle que necesitaba $2,000 más para seguir gestionando la compra, ella no se negó ya que estaba emocionada por el que había escogido: un autobús Thomas, tipo escolar.

A los pocos días, el hombre nuevamente le llamó para confirmarle que ya estaba en la última etapa de la gestión pero que necesitaría $3,500 para enviarlo lo más pronto a El Salvador sin ningún problema; ella aceptó con la certeza que recibiría el bus en 8 días. 

Pero esa fue la última vez que Xiomara se comunicó con Mario, se quedó sin el bus y sin el dinero. Desesperada y molesta decidió buscarlo pero las llamadas y mensajes de texto jamás fueron contestados por lo que decidió interponer una denuncia en su contra y que fueran las autoridades encargadas de hacer pagar al hombre.

El proceso judicial se desarrolló sin la presencia del imputado hasta que el 15 de julio de 2018, tiempo en el que fue detenido por agentes policiales que patrullaban el centro de San Salvador.

En su defensa el hombre presentó diversos tipos de documentos donde lo calificaban como comerciante de artículos exportados desde el país norteamericano, versión que fue desestimada por la Fiscalía General de la República (FGR).

En el juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador, la representación fiscal señaló que "se tiene establecido que el procesado no es importador de vehículos y que no tiene ningún vehículo registrado a su nombre”.

Desde su arresto Mario se encuentra detenido esperando el juicio a celebrarse en el juzgado Sexto de Sentencia de San Salvador.

Comentarios