• Diario Digital | Martes, 12 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 21:27

Negocios - INFORMAN AVANCES

Firma holandesa verificará la venta de las marcas Regia y Suprema a otra empresa

La Superintendencia de Competencia anunció que la firma Duff & Phelps verificará el proceso de desinversión de la propietaria de Industrias La Constancia.

La Constancia venderá las operaciones de las marcas Regia y Suprema.
La Constancia venderá las operaciones de las marcas Regia y Suprema.
Firma holandesa verificará la venta de las marcas Regia y Suprema a otra empresa

La firma holandesa Duff & Phelps será la encargada de monitorear el proceso de desinversión de la transnacional SAB Miller, dueña en El Salvador de Industrias La Constancia (ILC), que venderá sus operaciones a AB InBev.

La compañía será la responsable de verificar que el proceso de fusión entre las dos cerveceras más grandes del mundo cumpla con los requisitos que la Superintendencia de Competencia (SC) ha establecido.

El 5 de febrero de 2016, ambas cerveceras solicitaron a la SC la autorización para su fusión en El Salvador, una transacción que la entidad gubernamental aceptó pero con condiciones.

El condicionamiento principal era la desinversión que tenía que hacer ILC (operador de las marcas de SAB Miller en El Salvador), es decir que tenía que deshacerse de una parte del pastel del mercado de las cervezas para evitar caer en una situación de monopolio.

El 12 de diciembre pasado, AB InBev presentó su plan de desinversión, que consiste en la venta de sus marcas Regia y Suprema a otra compañía, una propuesta que fue aceptada por la SC.

Cuál será el papel de Duff & Phelps

El siguiente paso fue la designación del agente de monitoreo, situación que recayó en la holandesa Duff & Phelps, que durante los próximos tres años tendrá que verificar que se cumplan las condiciones impuestas por la SC para avalar la operación financiera. El periodo de tres años es el que durará la transición hasta finalizar la venta de las marcas en cuestión.

Entre las condiciones que tendrá que revisar es que la compañía que compre las marcas mantengan los volúmenes de producción actuales y el valor comercial de las mismas, además de verificar el cumplimiento de las garantías laborales de los trabajadores.

La labor de Duff & Phelps será costeada por SAB Miller, la compañía que venderá sus operaciones. Esta empresa presentó una terna de posibles agentes de monitoreo y la SC únicamente escogió a la que tiene un mejor perfil.

Comentarios