• Diario Digital | Viernes, 22 de Septiembre de 2017
  • Actualizado 07:21

Sucesos - EN TRIBUNAL QUINTO DE SENTENCIA

Condenan a “bruja” que era la encargada de vender cocaína en Cuscatancingo

Rubia del Carmen Arévalo de Rivera fue encontrada culpable de tráfico ilícito de droga, por lo que fue condenada a diez años de cárcel.

Rubia del Carmen Arévalo de Rivera cuando fue detenida, en 2016. Foto: Fiscalía General de la República
Rubia del Carmen Arévalo de Rivera cuando fue detenida, en 2016. Foto: Fiscalía General de la República
Condenan a “bruja” que era la encargada de vender cocaína en Cuscatancingo

Rubia del Carmen Arévalo de Rivera, de 44 años, fue hasta hace un poco más de un año una de las distribuidoras de droga en una colonia de Cuscatancingo. La mujer también hacía "trabajos de brujería" con los que estafaba a algunos ingenuos que llegaban a su casa con la ilusión de atraer la buena suerte o hechizar algún enemigo.

Ahora, Arévalo de Rivera no tendrá más opción que tirar las cartas en prisión, donde pasará los próximos 10 años luego que el Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador emitiera una condena en su contra por el delito de tráfico ilícito de droga.

A la mujer la capturaron de manera accidental cuando el carro en el que se conducía fue detenido por un retén policial en la 27 avenida Norte de San Salvador el 9 de abril de 2016.

El conductor del vehículo intentó rebasar de manera ilegal a otro vehículo y llamó la atención de los policías que se encontraban en el retén. Al detener al vehículo verificaron los nombres de las dos personas que se conducían y descubrieron que la mujer que iba como copiloto tenía dos órdenes de captura.

Una de ellas en un tribunal especializado de sentencia de San Salvador y la otra del juzgado especializado de instrucción de San Miguel. Ambas relacionadas a crimen organizado y droga.

La policía pidió a la Fiscalía una orden de allanamiento en su casa de habitación, ubicada en Villa Mariona, municipio de Cuscatancingo. Llegaron a la casa varios agentes policiales en compañía de un policía canino, quien fue el que detectó algo extraño bajo la cama de Rubia.

Al levantar la cama observaron tres bolsas negras. En cada una de ella había 20 paquetes que contenían una sustancia amarilla. Al hacerle la prueba química dio positivo a cocaína. Finalmente, se determinó que eran 712. 2 gramos de cocaína.

Comentarios