• Diario Digital | jueves, 22 de febrero de 2024
  • Actualizado 09:37

Judiciales - Proceso abierto

Meten preso al hombre que dio en adopción a su hija a una asesora de Cancillería salvadoreña

Los padres biológicos de la menor intentaron abortar varias veces en Costa Rica, sin embargo, al no dar resultado el joven puso sus datos en un foro de adopciones en internet para ofrecer a su hija al nacer.

Asesora de Cancillería acusada de adopción ilegal
Los imputados en El Salvador durante una audiencia en el mes de junio.
Meten preso al hombre que dio en adopción a su hija a una asesora de Cancillería salvadoreña

Un juzgado de lo Penal de Costa Rica dictó seis meses de prisión preventiva contra un hombre de apellidos Cornejo Moya, como sospechoso de dar en adopción a una hija suya de manera ilegal, consignó una nota del periódico costarricense La Nación.

Según las investigaciones, este sujeto fue el vínculo entre la madre biológica y una pareja en El Salvador que adoptó a la niña -aparentemente de manera ilegal- en 2016. El matrimonio que recibió a la bebé en adopción está conformada por una asesora del Ministerio de Relaciones Exteriores y un ciudadano alemán con pasaporte diplomático.

La publicación asegura que el origen de este hecho ocurre cuando el imputado y su pareja sentimental se enteraron que tendrían un hijo.

Tras haber intentado abortar en varias ocasiones, sin tener éxito, al parecer ambos coincidieron en que no podrían encargarse del menor, por lo que, supuestamente, Cornejo publicó un anuncio en un sitio web para dar en adopción a su hijo al nacer.

La conexión con El Salvador

Fue en El Salvador que Claudia Esperanza Garza Alvarenga, una asesora de la Cancillería de la República, y su esposo Nils-Sjard Schulz, un ciudadano alemán que trabaja en El Salvador como asesor, respondieron esa publicación para adoptar al bebé cuando naciera.

Actualmente tanto Garza Alvarenga como Schulz enfrentan un proceso judicial por haber sido quienes adoptaron a la menor de manera ilegal. El caso se lleva en los tribunales de San Salvador.

La Fiscalía salvadoreña asegura que la pareja se trajo a los padres biológicos a vivir a El Salvador hasta que la madre tuviera a la bebé, para que posteriormente les fuera entregada.

La mujer costarricense vivía con su mamá y en todo momento escondió su embarazado. Para viajar a El Salvador, la pareja salvadoreña le envió unos documentos para simular que vendría a una pasantía. Su llegada se dio en julio de 2016.

Según la versión de los involucrados, a la que El Salvador Times dio cobertura en el mes de junio, a la madre y su novio les montaron un apartamento, se encargaron del control prenatal y le pagaron un tratamiento para que el menor terminara de formarse. Finalmente, el 21 de agosto de 2016 nació la bebé en un hospital privado de San Salvador.

Los delitos que se imputan

Según la Fiscalía salvadoreña, cuando la mujer entró en labor de parto, Schulz la llevó a un hospital privado capitalino, pero al identificar a la paciente dio el nombre de su esposa. Así, identificaron a la costarricense como Claudia Esperanza Garza Alvarenga y es así como el registro del parto y de plantares de asentamiento se ejecuta de forma ilegal.

Finamente la pareja de la salvadoreña y el alemán se quedaron con la menor y los padres biológicos regresaron a su país. Sin embargo, la abuela de la menor se dio cuenta de lo ocurrido y denunció el hecho a las autoridades costarricenses con la intención de recuperar a su nieta.

Eso derivó una investigación en ambos países. Finalmente, el 30 de enero de 2017 inició la investigación en El Salvador que estuvo a cargo de la Unidad Especializada de Delitos de Tráfico Ilegal y Trata de Personas, que dio con el paradero de Schulz y Garza a inicios de junio pasado.

Ambos fueron enviados a la etapa de instrucción con medidas alternas a la detención.

La pareja está siendo acusada por los delitos de suplantación y alteración del estado familiar y falsedad ideológica. Esto significa que de ser encontrados culpables podrían enfrentar una pena mínima de cinco años y una máxima de 10 años de prisión.

No obstante, el padre biológico de la menor no se llevó la misma suerte y fue enviado a prisión en Costa Rica mientras se lleva a cabo un proceso en su contra.

La menor –quien tiene apenas nueve meses de nacida-  fue retenida por las autoridades y llevada al Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia (CONNA) y ellos ante los tribunales correspondientes.

Comentarios