• Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 00:00

Judiciales - Absuelto

Travesti ebrio le fractura un dedo a un anciano en un intento de asalto pero queda libre por la falta de testigos

Los hechos se registraron la mañana del 15 de septiembre de 2017; cuando la PNC llegó a atender la emergencia, el sujeto tenía del cuello a la víctima.

Travestis
Travesti ebrio le fractura un dedo a un anciano en un intento de asalto pero queda libre por la falta de testigos

Un travesti obtuvo un fallo absolutorio por parte del Tribunal 1° de Sentencia, que lo procesó judicialmente por haber intentado robar la billetera de a un anciano de 69 años, a quien le quebró el pulgar de la mano derecha durante un forcejeo para despojarlo de sus pertenencias.

El hecho juzgado ocurrió el 15 de septiembre de 2017 sobre la alameda Juan Pablo II de San Salvador.

Según la acusación planteada por la Fiscalía General de la República (FGR), David Alexander Morales Rubio, de 24 años, fue señalado de los delitos de robo tentado y lesiones graves en perjuicio de Víctor M. 

A eso de las 6:30 de la mañana de ese día, la supuesta víctima circulaba por la 3ª avenida Norte y alameda Juan Pablo II cuando fue interceptado por una mujer en estado de ebriedad; en realidad, se trataba de Morales Rubio, un travesti que frecuenta bares de la zona.

Según el relato de la víctima, “una gran mujer vestida con licra rosada y blusa azul lo abordó y sin mediar palabra le lanzó un golpe al pecho”.

Víctor señaló que el imputado le metió la mano en una de las bolsas del pantalón y debido a la fuerza con la que lo hizo se rompió, esto mientras ambos se encontraban en el suelo forcejeándose.

Producto del hecho, Héctor resultó con una lesión en el dedo pulgar, mientras que Morales presentaba una lesión en la cabeza ya que la víctima se defendió como pudo.

Una patrulla que fue alertada por testigos acudió a la zona y tras conocer lo sucedido procedieron con la detención de Morales Rubio, quien desde entonces permaneció detenido.

Juez lo absuelve por ausencia de la víctima

Durante una de las audiencias realizadas en los tribunales, Morales se defendió diciendo que “no tengo nada que ver en eso”.

El imputado dijo entonces que es un comerciante informal que trabaja en diferentes puntos del Centro Histórico y reside en la comunidad Iberia de San Salvador.

Tras instalar en dos ocasiones la audiencia y que no llegara la supuesta víctima, quien era el principal testigo a presentar por la Fiscalía, el juez decidió otorgar un fallo absolutorio a favor de Morales Rubio. 

Tras la decisión, el hombre recuperó su libertad.

Comentarios