• Diario Digital | sábado, 04 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:00

Judiciales - Dos víctimas

Pandilleros privan de libertad a dos jóvenes y se jactan de haberlos matado

Una serie de bromas hechas por los tres supuestos imputados en torno al hecho fueron escuchadas por una persona, quien judicialmente ahora es un testigo clave en el caso. Hoy se le denomina como “San Juan”.

Privación
Pandilleros privan de libertad a dos jóvenes y se jactan de haberlos matado

Entre carcajadas y burlas, tres pandilleros de la 18 Revolucionarios que operaban en las zonas de la colonia España, en el reparto Iturbide y sus alrededores, en el municipio de Mejicanos, se jactaban de un doble asesinato cometido en contra de la vida de dos jóvenes, uno de ellos menor de edad.

El 25 de noviembre de 2015, cuando el reloj marcó la 1:00 de la tarde, Daniel Ernesto Orellana, de 18 años de edad, decidió salir de su vivienda ubicada en Mejicanos, junto a Jefferson N. y otro de sus amigos.

El joven no comentó a ningún miembro de su familia hacia a dónde se dirigía, por lo que su madre desconoce hasta la fecha el rumbo que su hijo tomaría ese día.

En el camino, cuando los tres muchachos transitaban sobre la avenida Buenos Aires, de la colonia España, un vehículo se detuvo al lado de ellos y los interceptaron.

Abordo de un vehículo placasparticulares iban tres sujetos, identificados hoy como Alonso Aguilar, de 23 años de edad y de alias “Tete”; y los hermanos Antonio y David Terezón, de 28 y 25 años respectivamente.

Los sujetos se bajaron y cuando se acercaron los obligaron a subirse al carro y continuaron la marcha sin rumbo.

Al día siguiente, el 26 de noviembre de ese mismo 2015, la madre de Daniel interpuso una denuncia por el desaparecimiento de su hijo. La desesperación por dar con su paradero llevó a la mujer hasta la Fiscalía General de la República (FGR), en donde atendieron su denuncia.

Tras la privación de libertad, una serie de bromas hechas por Aguilar y los hermanos Terezón en torno al hecho fueron escuchadas por una persona, quien judicialmente ahora es un testigo clave en el caso, a quien se ha bautizado como “San Juan”.

Desde hace dos años, ni Daniel y ni Jefferson han vuelto a aparecer en sus hogares. Sus familias aún se preguntan por ellos y no hay nadie que dé referencia de los mismos.

La Fiscalía giró una orden de captura en contra de los tres sujetos el 13 de mayo de 2016, por lo que agentes investigadores de la Subdelegación Policial de Mejicanos ejecutaron las detenciones. Los aparentes implicados están siendo procesados por el delito de privación de libertad agravada por el Tribunal 6° de Sentencia de San Salvador.

En los próximos días, instalarán la audiencia de vista pública para determinar su culpabilidad o inocencia en este hecho.

Comentarios