• Diario Digital | viernes, 03 de abril de 2020
  • Actualizado 05:07

Judiciales - INTOLERANCIA

Policía de civil se niega a pagar pasaje y le dispara a cobrador de bus en Santa Ana

En el forcejeo el arma de disparó hiriendo al cobrador, quien logro llegar a una caseta policial a pedir auxilio. 
Imagen de referencia.
Imagen de referencia.
Policía de civil se niega a pagar pasaje y le dispara a cobrador de bus en Santa Ana

Un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) ha sido condenado a cinco años de cárcel después de protagonizar un caso de intolerancia con el cobrador de un bus, hecho ocurrido frente a un puesto policial ubicado en la carretera que de Santa Ana conduce a Metapán.

Por motivos de seguridad el agente será identificado como “Ramiro”, de 43 años y su víctima, con régimen de protección, como “Arnold”.

El hecho ocurrió el 1 de septiembre de 2018, después de que Ramiro abordó un bus en la colonia El Milagro de Santa Ana.

El Policía, que estaba vestido de civil, subió pero no quiso pasar por el molinete (cuenta pasajeros) y se quedó a la par del motorista, algo que el cobrador notó y le pidió el pasaje pero este se negó a pagarlo.

La víctima le dijo al agente que se bajara y que se subiera de nuevo por la puerta trasera o que tomara otro bus, pero Ramiro se negó. A pesar de la negativa, el motorista inició el viaje.

Arnold llamó a sus jefes y les contó lo que había sucedido y ellos le dijeron que pasaran frente al puesto policial de la carretera a Metapán, por la fábrica Intradesa.

Cuando llegaron al lugar, el motorista abrió la puerta frente al puesto policial por lo que Ramiro sacó su arma de fuego y le apuntó en la cabeza a Arnold, quien inmediatamente forcejeó pero no pudo evitar que le dispararan en el abdomen.

Después de la detonación, la víctima se bajó del bus y corrió donde los policías pidiendo auxilio, quienes salieron de inmediato y observaron a Arnold herido y a Ramiro persiguiéndolo con el arma de fuego en la mano y con manchas de sangre en la ropa.

Uno de los agentes advirtió con un “alto” a Ramiro, quien acató la orden y entregó el arma a las autoridades, quienes revisaron sus pertenencias y encontraron un permiso de portar armas pero no matrícula de la misma.

El sujeto alegó que no tenía la matrícula porque el arma le pertenecía a la PNC y mostró su identificación policial. Sin embargo, los azules lo capturaron.

Ramiro fue presentado en los tribunales acusado de lesiones graves y el juez, después de valorar las pruebas fiscales, lo condenó a cinco años de prisión.

También se le impuso una responsabilidad civil de $10,000 que deberá pagar a la víctima.

El Juez del Tribunal Segundo de Sentencia de Santa Ana calificó el caso como de intolerancia, pues Ramiro no toleró que le cobraran pasaje.

Comentarios