• Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:00

Política

Los 7 pecados capitales del exfiscal general Luis Martínez

El exfiscal general ha sido acusado por omisión de investigación, falsedad ideológica, fraude procesal, encubrimiento, y cohecho activo y pasivo, aunque le persiguen otros fantasmas

luis martínez2
Los 7 pecados capitales del exfiscal general Luis Martínez

El lunes 22 de agosto pasado, el antes hombre fuerte del ministerio público, Luis Martínez, escuchó sentado y sereno las acusaciones que le fueron leídas por uno de sus antiguos subalternos, notificándole que quedaría detenido por omisión de investigación, falsedad ideológica, fraude procesal, encubrimiento, y cohecho activo y pasivo.

A estos delitos le persiguen al exfiscal otros fantasmas como el caso del expresidente Francisco Flores y el destino de 14.5 millones de los “narcobarriles”.

Luego de escuchar el parte con las principales acusaciones, Martínez hizo una llamada telefónica a alguien con quien se quejó que la policía lo quería sacar esposado el lunes de las instalaciones que hace unos meses fueron su cuartel general, y después de unos momentos se le trasladó en auto policial sin las esposas alrededor de las muñecas, rumbo a las bartolinas de la DAN.

Los delitos que mantienen a Martínez tras las rejas mientras se le abre proceso, lo ligan irremediablemente al empresario de la basura Enrique Rais, quien además es dueño de una compañía de aviones en Miami y que también fue capturado el pasado lunes.

De acuerdo a las investigaciones, Rais habría conspirado para fabricar pruebas en contra de uno de sus antiguos socios y meterlo preso a él y su esposa, con el consentimiento de Martínez y la ayuda del juez Romeo Aurora Giammattei (también capturado), así como de otros abogados. Por este caso, el Tribunal de Ética Gubernamental sancionó a Martínez con una multa de $8,964, la cual él ha pedido que se reconsidere el monto.

luis martínez portada

Los pecados del devoto de San Miguel Arcángel

Martínez, un devoto de San Miguel Arcángel -que según el santoral es el que tocará las trompetas en el juicio final-, fue elegido por unanimidad de la Asamblea Legislativa en diciembre de 2012 para un periodo de 3 años, que finalizó en diciembre de 2015.

Los 3 años de su gestión estuvieron, sin embargo, cubiertos por sonados casos en los que se cuestionó su labor al frente del ministerio público, si bien despertó al inicio algunas simpatías al calificar la tregua entre pandillas como “una tregua hipócrita” y lograr que se juzgara a pandilleros como “terroristas”.

Pero el encantamiento fue pasajero y pronto empezaron a correr rumores de favorecimiento a exfuncionarios y funcionarios, así como a personas de los que habría recibido prebendas, según las indagaciones de la actual administración a cargo de Douglas Meléndez.

Entre los delitos por los que ahora Martínez está del otro lado, del lado de los acusados, son:

Omisión de investigación, que tiene que ver cuando se abandona un caso o se deja de investigar pese a que se tiene información y evidencia suficiente para llevarlo a juicio.

Falsedad ideológica. Este delito se da cuando se oficializa la mentira por medio de documentos públicos o institucionales para ser usados en procesos penales. Según el fiscal Meléndez, su antecesor permitió que se procesara a una persona con pruebas falsas.

Fraude procesal. Es cuando se altera o manipulan las evidencias o pruebas de casos concretos para desviar las investigaciones. Una vez más Meléndez lo acusó este martes de haber permitido durante su gestión que se crearan pruebas falsas que fueron presentadas en juzgados para acusar y meter presos a un socio de Rais.

Cohecho activo. Ocurre cuando un funcionario acepta prebendas para cumplir con un acto que le permite manipular desde su función, o cuando recibe una dádiva para obstaculizar una investigación o no llevarla a cabo.

Cohecho pasivo. Se tipifica al dinero que una persona entrega a la autoridad pública para que obstaculice el cumplimiento de un acto a favor de un acusado.

Beneficios a Francisco Flores. A Martínez tocó empujar el caso Cel-Enel, del cual acusó a toda la junta directiva de haber firmado un contrato internacional lesivo para el país, pero dejó por fuera a Francisco Flores, quien luego fue acusado de apropiarse de $15 millones. Al final de su mandato, Martínez negoció con Jorge Velado dejar libre de toda investigación a Flores, según aseguró el mismo presidente del Coena.

Los “narcobarriles”. En octubre de 2015, el exfiscal fue demandado ante el Instituto de Acceso a la Información Pública, IAIP, por negarse a revelar el uso de $14.5 millones encontrados en dos barriles en una hacienda de Zacatecoluca y en una vivienda en San Juan Opico.

A 8 meses de haber dejado la FGR, Martínez enfrenta un proceso que parece será largo para tratar de convencer que es inocente de los cargos que le imputan. Todavía están frescas sus declaraciones cuando dejó la institución a finales de 2015 diciendo que había liderado una “Fiscalía reforzada”.

Comentarios