• Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 15:51

Política - COVID-19

Aprueban ley que permite al Gobierno comprar sin licitación y abrir la economía por etapas, Bukele la vetará

El presidente anunció el veto antes de que se aprobara la normativa. Las compras directas son solo para lo relacionado con el combate a la pandemia.
Pleno de la Asamblea Legislativa. Foto tomada de la cuenta oficial de Twitter del congreso salvadoreño.
Pleno de la Asamblea Legislativa. Foto tomada de la cuenta oficial de Twitter del congreso salvadoreño.
Aprueban ley que permite al Gobierno comprar sin licitación y abrir la economía por etapas, Bukele la vetará

Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron la normativa con la que pretenden dar al Gobierno herramientas para combatir la pandemia —como hacer compras sin licitación— y al mismo tiempo reabrir la economía el 8 de junio para el sector privado y el 15 de junio para el sector público, aunque estas fechas han quedado flexibles.

Pese a ello, el presidente Nayib Bukele ha advertido con veto a este nuevo intento de los diputados por retomar las labores productivas en medio de la emergencia.

Una de las diferencias con respecto al decreto anterior es que esta vez se le concede un estado de emergencia (restringido) y una reapertura por fases de las actividades de manera diferenciada: 8 de junio a los privados y el 15 de junio para los públicos.

El ministerio de Salud (Minsal) deberá presentar un plan para la reanudación de las actividades para evitar contagios.

Emergencia nacional y cuarentenas

Los parlamentarios consideraron la aprobación de un estado de emergencia al Gobierno para que pueda utilizar los recursos, limitando estos a todo lo que tenga que ver con la pandemia.

“Se aplicará para las adquisiciones y contrataciones que lleven a cabo las instituciones públicas que se encuentran relacionadas con el Covid-19 de medicamentos, productos farmacéuticos, insumos y disposiciones médicas y demás productos relacionados con la prevención y el tratamiento clínico de la enfermedad”, reza el artículo 13.

Las contrataciones que se hagan durante la emergencia deberán regirse por los principios de Ley de Acceso a la Información a partir del tercer día de entrada en vigor.

En otros aspectos relacionados al tema sanitario, se ha limitado la zona epidemiológica en lugares específicos como barrios, colonias, cantones o caseríos.

Mientras que en los aspectos relativos a la cuarentena, se ha limitado a 15 días el tiempo en que los ciudadanos pueden pasar en los centros de contención, obligando al Minsal a dar de alta a las personas que hayan cumplido los días previa prueba de Covid-19 negativa.

Actividades permitidas hasta el 8 de junio

Desde la entrada en vigor de la normativa y hasta el 8 de junio (fecha de reanudación del sector privado) se ha permitido algunas actividades esenciales, incluida la vuelta al trabajo de las empresas de boquitas.

También las de servicios médicos, farmacias, laboratorios, transporte privado de personal, agroindustria y su cadena de distribución, agricultura, ganadería, pesca, transporte de carga, call center de alimentos o servicios a domicilio.

Además pueden operar “industria de alimentos y bebidas: como cereales, leche en polvo, pastas, harinas, comida para bebé, azúcar, sal, café, consomés, condimentos, salsa de tomate, mostaza y similares, boquitas, snacks, golosinas, bebidas carbonatadas y ferreterías, así como su cadena de distribución”.

Los diputados le permitieron volver a trabajar a las industrias de bebidas carbonatadas y boquitas, dos elementos que estaban suspendidos.

Reapertura por fases

Desde el 8 de junio (para privados) y 15 de junio (para públicos) las actividades económicas que vuelven a operar de manera paulatina por fases.

La fase 1 de la apertura económica contempla la vuelta de los empleados de “todos los centros de trabajo”.

Se abren los aeropuertos, fronteras terrestres y marítimas, oficinas de aduana y migración solo para “repatriación de salvadoreños, su familia nuclear y extranjeros residentes”, puertos y sus oficinas de aduana.

Se mantienen suspendidos: El sistema educativo en todos sus niveles, espectáculos públicos, transporte recreativo, ferias, fiestas patronales, espacios abiertos y cerrados de atención al público de restaurantes, iglesias, salas de recepción, museos, centros de convenciones, cines y teatros, gimnasios, piscinas, salones de belleza, casinos, parques acuáticos, zoológicos, turicentros y similares. Las prohibiciones estarán vigentes hasta el 4 de julio.

En la fase 2 de reapertura económica podrán abrir las iglesias y lugares de culto siempre y cuando se guarde el distanciamiento social, los restaurantes, cafetines y todo lo relacionado al servicio de alimentos solo si hay separación de mesas de dos metros y se atenderá a los grupos familiares.

La suspensión se mantiene para el sistema educativo, los espectáculos públicos, el transporte recreativo, las ferias, fiestas patronales, salas de recepción, cines y teatros, piscinas, gimnasios, casinos y loterías, parques acuáticos, bares y discotecas. La vigencia será hasta el 24 de julio.

Mientras que en la fase 3 de la reapertura económica seguirán suspendidos el sistema educativo, el transporte recreativo, las ferias, fiestas patronales, piscinas, gimnasios, cines, teatros, piscinas, casinos, parques acuáticos y discotecas. Esto hasta el 13 de agosto.

Los espectáculos públicos, escenarios deportivos y relacionados podrán volver a funcionar siempre y cuando se mantenga el distanciamiento social.

Finalmente, en la fase 4 solo permanecerá suspendido el sistema educativo.

Todo lo anterior “estará sujeto a reformas en virtud del comportamiento y riesgo epidemiológico que la pandemia presente”.

Todo lo anterior entraría en vigencia a partir del día que la normativa se publique en el diario oficial, sin embargo el presidente de la República Nayib Bukele anunció que lo vetará porque no se han contemplado los 15 días de cuarentena el ministerio de Salud había solicitado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios