• Diario Digital | jueves, 11 de agosto de 2022
  • Actualizado 15:30

Política - Elecciones 2019

Josué Alvarado, el pastor evangélico que sí tenía un pasado político

El 9 de septiembre de 2017, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) aprobó la inscripción del nuevo partido político VAMOS, por lo que este 3 de febrero participarán por primera vez en comicios presidenciales.

Josué Alvarado
Josué Alvarado, el pastor evangélico que sí tenía un pasado político

Como un candidato sin pasado político, así se presentó desde un inicio el candidato a la presidencia del partido VAMOS, Josué Alvarado, quien trató de ocultar la vinculación que tuvo en su momento con el PDC cuando buscó ser diputado.

Alvarado es un empresario que por muchos años vivió en Estados Unidos, para los comicios legislativos buscó ser diputado pero su aventura en la política terminó de mala manera con la dirigencia pedecista.

Para 2016, Alvarado regresó al país para comenzar con un nuevo proyecto político que se vio concretado en noviembre de 2017 cuando VAMOS fue oficialmente inscrito.

Otro pasado que intentó ocultar

Josué Alvarado

El lado político no es lo único que este empresario ha intentado ocultar, actualmente tiene una denuncia en su contra, luego de que el ciudadano Herbert Danilo Vega Cruz la interpusiera ante la Sala de lo Constitucional, de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), institución que la admitió.

¿La falta? Haber sido pastor evangélico, por lo que el candidato no pertenece al estado seglar. Esto significa que lo señalan de ser parte de un institución eclesiástica. 

Existen documentos oficiales  que acreditan a Alvarado que aún preside la asociación de iglesias evangélicas registrada en el país, denominada Fraternidad Cristiana Intercontinental (FCI), de donde ha buscado deshacer su vínculo material, según una información brindada por FOCOS.

En un video grabado en el año 2012 y subido a la red de Youtube se observa al actual postulante brindar un mensaje religioso.

Detalle que el artículo 82 de la Constitución de la República prohíbe, pues los líderes de cualquier culto religioso no pueden tener acceso a cargos de elección popular.

Pese a dar por recibida la demanda ciudadana, la Sala no admitió la suspensión provisional de la candidatura presidencial de Alvarado.

Sin embargo, para garantizar el sufragio de los electores de manera informada, la institución aclaró que en caso de resultar electo como sucesor de Salvador Sánchez Cerén y si la Sala constata la supuesta violación constitucional, entonces el empresario no podrá asumir el cargo o seguir ejerciéndolo de haberlo asumido.

El camino a la presidencia

“Al infinito y más allá”, esta será la frase con la que el candidato a la presidencia por el partido VAMOS, Josué Alvarado, será recordado luego de esta etapa de elecciones 2019 sea o no electo.

Esas palabras, extraídas de Buzz Lightyear -el personaje de la saga infantil “Toy Story”-, fueron emitidas por el aspirante al finalizar uno de los debates presidenciales que se desarrollaron en el 2018, en donde el resto de competidores de los demás partido, así como Alvarado, hablaron sobre sus propuestas de economía, educación, seguridad y Derechos Humanos.

Josué Alvarado y el Buzz

La percepción de seriedad que tenía el postulante pudo haber caído en ese momento entre el grupo de los posibles electores que pudieron haber apoyado a su partido, al no encontrar empatía con ARENA ni con el FMLN ni con GANA.

Otro grano que pudo abonar a esa apreciación negativa fueron las respuestas a los cuestionamientos formulados por el moderador de la actividad política.

Muchos salvadoreños consultados en su momento indicaron que las contestaciones de Alvarado en los debates parecían anécdotas de vida y no emitía una respuesta clara de sus propuestas referente a los temas desarrollados.

Las encuestas realizadas por diversas casas, empresas e instituciones educativas de nivel superior siempre posicionaron al partido VAMOS en la cuarta y última posición.

2

A la espera de un milagro

Sobre el cierre de la campaña, el candidato de VAMOS aceptó no tener muchas posibilidades de ganar, no obstante, dijo esperar un milagro y que la población lo elija a él por encima del resto de candidatos.

Los números que se observaron en las encuestas señalan que este partido no obtendrá más del 6%, algo que les permitiría seguir teniendo vida y enfilar la máquina para las elecciones legislativas y municipales de 2021.

A pesar del panorama, Alvarado también ha planteado sus propuestas a la población como la instalación de una Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), pues explicó durante su campaña política que desea hacer pública la declaración de intereses, la de patrimonio y de impuestos para que la ciudadanía esté informada.

De ser elegido como el mandatario que estaría a cargo de las riendas de El Salvador, el equipo de Alvarado eliminará la Secretaría Participación Ciudadana, Transparencia y Anticorrupción por considerarla “propagandista”. Al menos eso expuso su compañero de fórmula, Roberto Rivera Ocampo.


Josué Alvarado

Comentarios