• Diario Digital | sábado, 13 de agosto de 2022
  • Actualizado 15:03

Política - Nuevo poder en Asamblea Legislativa

Bajo el pontificado de Carlos Calleja resucita la alianza ARENA-PCN que privatizó la telefonía, dolarizó y creó las AFP

El candidato presidencial de ARENA ha dado su venia para que la fracción tricolor se una con el PCN. Este último partido incluso tuvo que presentarle su plan de trabajo al ungido arenero.

Pleno Asamblea
Bajo el pontificado de Carlos Calleja resucita la alianza ARENA-PCN que privatizó la telefonía, dolarizó y creó las AFP

Bajo el mando del candidato presidencial de ARENA, Carlos Calleja, ha renacido la alianza de la derecha política en la Asamblea Legislativa, hasta el grado que el mismo PCN tuvo que reunirse con Calleja para presentarle su plan de trabajo para que el arenero permitiera que “su fracción” gestara la alianza.

El acuerdo para rotarse la presidencia por año y medio es la principal señal del renacer del viejo pacto entre ARENA y PCN que ahora también incluye al PDC y con el que van a tener el control casi total del órgano legislativo. Algo que en años anteriores provocó la dolarización, la creación de la AFP y la privatización de la telefonía.

El diputado de ARENA y quien se vislumbra como el próximo presidente del legislativo, Norman Quijano, confirmó la tarde de ayer que existía un acuerdo con el PCN para compartir la presidencia y que cada uno ostente el cargo por año y medio. Sin embargo, no quiso revelar nombres. Esta es una muestra que este pacto está por terminar de fraguarse.

Esta alianza arenopecenista —similar a la que hizo GANA con el FMLN en la gestión que murió ayer, y que ARENA criticó con fiereza durante toda la legislatura pasada— le da control del congreso a ARENA y principalmente a aquellos que han mostrado su apoyo al candidato presidencial, Carlos Calleja.

Porque Calleja es quien controla ahora lo que la fracción arenera hace en la Asamblea, según puede inferirse de los acuerdos que —por ahora— benefician a los diputados que apoyaron al candidato, empresario dueño de la cadena Super Selectos y representante del abolengo salvadoreño que venció en las primarias al capital árabe incrustado en ARENA.

El diputado del PCN Mario Ponce  señaló que después de una reunión que sostuvo el secretario general de su partido, Manuel Rodríguez, “se ha determinado que en todo el trabajo que ARENA haga en la Asamblea la última palabra la tenga Carlos Calleja”.

“No hay que verlo como una negociación, son coaliciones. Tenemos muchas similitudes con ARENA y PDC, en política, compartimos diputados y por lo tanto cualquier acuerdo político va acorde a estos acontecimientos”, remarcó Ponce.

Incluso, hasta el mismo PCN tuvo que pasar bajo la venia del pontificado de Calleja. Ponce explicó que su partido tuvo una reunión con el candidato presidencial para darle a conocer el plan de trabajo que van a tener para el periodo que inicia este martes. Otra muestra de que la alianza ha revivido. Y de que quien manda en ARENA es Calleja y su grupo.

Esto de que el candidato presidencial arenero sea quien tenga el control de los hilos en el partido tricolor no es nada nuevo. Es más, se trata de una tradición del poder (casi) totalitario que en su momento tuvieron Armando Calderón Sol, Antonio Saca y Rodrigo Ávila cuando fueron candidatos a la presidencia del país. La excepción fue Francisco Flores.

La alianza del pasado

El escenario que se tendrá a partir de este 1 de mayo es similar al que se tuvo en el palacio legislativo en la década de los noventa y que dejó la aprobación de leyes e impuestos que siguen siendo cuestionados por buena parte de la población.

En 1996 la Asamblea Legislativa estableció la creación a un nuevo sistema de pensiones que se aprobó con los votos del bloque de la derecha dominado por ARENA y PCN. El FMLN mostró su oposición, pero al no tener votos suficientes no pudo hacer nada para evitarlo.

Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) se instauraron en el país gracias al trabajo de esta sociedad partidaria que se habría acabado en 2009 con la entrada al pleno del partido GANA y la desaparición del extinto Partido de Conciliación Nacional, que fue liderado por Ciro Cruz Zepeda.

Tras las instauración de las AFP (y la inestabilidad del incipiente sistema) se tuvo que trabajar en una serie de reformas que según especialistas en el tema aún son insuficientes para darle una autosostenibilidad.

De igual manera en esos tiempos —en que la presidencia de la Asamblea era del partido de las manitas— también se aprobaron las privatizaciones a las telecomunicaciones y el tan sonado caso Cel-Enel que se vino a desentrampar hasta la llegada del FMLN al poder.

También, el aumento del IVA al 13% y la dolarización fueron aprobadas por el bloque de la derecha. Una alianza que buscó privatizar el sistema de salud y que negó desde un inicio a la creación de una Ley de Agua. En la primera medida el presidente era Armando Calderón Sol; en la segunda, Francisco Flores.

A esta coalición ARENA-PCN también se atribuye la creación de impuestos como el de guerra que se cobra a través del combustible. Además de empoderar con decretos leyes como la que permitió la venta de la banca nacional.

Con la sombra de que esta alianza reviva, desde la izquierda, se ha comenzado a señalar una posible modificación a la ley de minería que entró en vigencia en 2017 y por la que se ha comenzado a reclamar su cumplimiento.

De hecho, el FMLN montó este lunes una improvisada conferencia en la que reclamó este pacto de derechas y el nuevo subjefe de fracción, Shafik Handal hijo, calificó como "un pacto oscuro" y poco transparente. 

GANA trata de romper la alianza

El presidente saliente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, ha manifestado su inconformidad que ARENA tenga como aliado al PCN y ha propuesto que sea el partido tricolor el que gobierne en este órgano de Estado.

“Si ARENA mantiene la alternancia de la presidencia con el PCN sería un mensaje importante para GANA, que no están interesados en proyectos a futuro”, valoró Gallegos, quien sostiene que no tiene mayor interés de ser retribuido con directivos.

Tanto GANA como el FMLN serían los mayores afectados con este pacto, no solo por la aritmética legislativa y lo que podrían lograr a través de acuerdos, sino que perderían la gobernabilidad para los últimos meses que le quedan a la administración de Salvador Sánchez Cerén.

Comentarios