• Diario Digital | miércoles, 29 de junio de 2022
  • Actualizado 18:05

Servicios - Necesita una prótesis

Amputan pierna a un niño de once años y él lucha por continuar sus estudios para convertirse en ingeniero

“El doctor nos dijo que mi hijo tenía un tumor maligno y que debían cortarle toda la pierna porque si no hacían eso el mal iba a atacar a los riñones”, contó el padre del menor de edad. 

Imagen de referencia tomada de HSB Noticias
Imagen de referencia tomada de HSB Noticias.
Amputan pierna a un niño de once años y él lucha por continuar sus estudios para convertirse en ingeniero

Pese a que la vida le arrebató una parte de su cuerpo que le permitía valerse por sí mismo, correr y disfrutar con sus amigos al jugar fútbol, él sigue soñando con continuar sus estudios y convertirse en un exitoso ingeniero para ayudar a su familia oriunda de La Libertad.

Miguel (nombre cambiado por protección) es un niño de 11 años que perdió por completo su pierna luego de ser diagnosticado con osteosarcoma, un tumor maligno que le afectó la rodilla izquierda.

A inicios del 2018, Miguel salía con sus amigos a jugar por las tardes, pero un día dejó de asistir a sus encuentros ya que su rodilla comenzó a inflamarse y el dolor era insoportable. Ya no podía realizar actividades físicas y toda su vida comenzó a cambiar. 

A la familia le pareció muy extraño este síntoma, razón por la que lo llevaron a pasar consulta a una clínica en Santa Tecla, en donde luego de realizarse varios estudios les aseguraron que desconocían qué podía tener el menor de edad.

“Como no sabían qué era lo que tenía mi hijo, nos dijeron que lo íbamos a tener que llevar al (Hospital Nacional de Niños Benjamín) Bloom”, dijo a El Salvador Times el padre del niño, Roberto (nombre cambiado por protección).

La familia recuerda que en las instalaciones del nosocomio le practicaron muchos exámenes para diagnosticar con certeza lo que pasaba en su rodilla, luego de 15 días les dieron la terrible noticia.

“El doctor nos dijo que mi hijo tenía un tumor maligno y que debían cortarle toda la pierna porque si no hacían eso el mal iba a atacar a los riñones”, contó Roberto. 

Ese momento, los padres de Miguel se derrumbaron. No sabían qué hacer, estaban sorprendidos de las palabras de los médicos que les aseguraron que de negarse a hacerle la cirugía al menor este morirá porque el mal se extendería a todo su cuerpo.

Fue un 18 de julio de 2018 que Miguel ingresó a un quirófano del hospital Bloom para que le amputaran la pierna izquierda, lugar al que entró con la esperanza de que cáncer que había llegado a su vida se fuera definitivamente.

Días después de haber perdido su pierna inició con la primera de las ocho quimioterapias que le habían asignado los profesionales, logrando culminar el tratamiento el pasado 23 de febrero de 2019.

La familia recordó que fueron 21 días los que pasó ingresado en Bloom luego de su amputación, cumplido ese tiempo lo llevaron a su hogar en Ciudad Arce con la condición de que cada ocho días tendría que llevar al menor a los controles médicos.

Aunque estaba agradecido de tener a su hijo en casa, esta noticia preocupó a Roberto, ya que no contaban con los recursos económicos necesarios para poder pagar el transporte hacia la capital cada semana para los controles del pequeño. 

“Nosotros nos hemos rebuscado por traerlo al hospital. La verdad nos cuesta mucho porque mi esposa no está trabajando y lo que yo gano no nos alcanza”, dijo el padre de Miguel, quien aseguró que les cobran $30 por traerlos al Bloom desde Ciudad Arce.

Quiere seguir estudiando para ayudar a sus padres

El haber perdido una de sus piernas no le ha arrebatado su deseo de superación, ya que su más grande sueño es convertirse en un ingeniero no importando las dificultades que deba travesar.

Miguel está seguro de regresar al centro de estudios lo más pronto posible, pues el año pasado no logró culminar su cuarto grado y anhela retomar sus clases para cumplir sus metas académicas.

“Él nos dice que la gente lo va a ver raro, pero porque quiere seguir estudiando no le va a importar eso”, contó el padre con lágrimas en sus ojos.

Ahora la familia busca ayuda para lograr reunir los $4,000 que necesitan para adquirir una prótesis para Miguel, quien pese a las adversidades nunca ha renegado por lo que le ocurrió.

Si usted desea apoyar a esta familia puede comunicarse a El Salvador Times al número 2264-0967 o escribir a nuestra fan page de Facebook. Nosotros brindaremos la información necesaria para que la ayuda llegue lo más pronto posible.

Comentarios