• Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 13:23

Sucesos - Historias Humanas

Sebastián, el valiente policía que detuvo a un asesino, ayudó durante un parto y rescató a dos mujeres raptadas

“Me siento feliz de brindar ayuda a la población dando lo mejor que un policía tiene como la entrega total... Esto es por vocación que renace de uno, sin importar quién es la persona a la que se va ayudar”, Sabastián.

Policía Fuerza Especial
Imagen de referencia.
Sebastián, el valiente policía que detuvo a un asesino, ayudó durante un parto y rescató a dos mujeres raptadas

Sebastián (nombre cambiado por protección de identidad), es un agente del área de seguridad pública de la Policía Nacional Civil (PNC) que tiene 48 años; de ellos ha prestado servicio por más de 22.

Está casado, procreó tres hijos y dijo que cuando está de licencia sale a correr y realiza aeróbicos para mantenerse activo. Su trayectoria en la Policía le da autoridad para referirse algunos temas.

Estuvo en la División de Finanzas, hoy Unidad de Control Migratorio, también formó parte de los Patrulleros de Camino y del Sistema de Emergencias 911.

El policía relató, durante una entrevista con El Salvador Times, que ha recibido diplomas y reconocimientos por su desempeño en la institución; entre sus logros está el haber capturado a un pandillero que cometió seis homicidios.

También asistió junto a otro de sus compañero a una mujer cuando daba a luz en una patrulla; no obstante consideró que uno de sus mayores logros fue cuando rescató a dos empleadas de un supermercado que fueron raptadas por tres delincuentes.

Sobre este último caso, explicó que durante una madrugada en el oriente del país, tres criminales hurtaron un vehículo y privaron de libertad a las dos empleadas; los delincuentes se dieron cuenta que los perseguía la Policía. El que manejaba les cruzó el automotor y se inició un tiroteo.

“Los tres sujetos al verse acorralados escaparon en un montarrascal... Al verificar dentro del vehículo estaban las dos empleadas llorando, pero nos agradecieron que las rescatamos”, recordó Sebastián.

“Me siento feliz de brindar ayuda a la población dando lo mejor que un policía tiene, como la entrega total... Esto es por vocación que renace de uno, sin importar quién es la persona a la que se va ayudar”, dijo.

Aseguró que esas acciones se realizan no con miedo, porque eso es una limitante para ejercer bien su función como policía.

“Un policía en El Salvador es una persona decidida y que está con un pie adentro y otro afuera. La vida personal y el trabajo no está seguro, uno por lo peligroso y lo otro por limitantes en las leyes”.

Algunas policías no reaccionan en balaceras

Sebastián aseguró que dentro de la corporación policial hay personal que no tiene vocación y que han llegado sólo por la necesidad de ganar un salario o porque no hay trabajo en el país.

“Conozco a muchos policías que nunca han hecho una detención, ni un acta de remisión… Hay gente que anda con el arma, pero en una balacera se cortan y no reaccionan”, detalló.

“No fueron concientizados para donde venían o se equivocaron al elegir la carrera policial”, valoró.

El destacado agente relató a este medio que cierto día fueron a detener a un sujeto por violación; sin embargo, al notar la presencia policial el delincuente se tiró por una ventana y les realizó unos disparos con un revólver.

Ellos andaban cinco, cuatro policías y un cabo. El sujeto les disparó y cuatro de ellos respondieron al ataque, menos un policía.

“Un compañero se sentó y nos reclamó porqué habíamos hecho esos disparos. Eso nos lo dijo por miedo a cometer un homicidio en alguien inocente, según él”, explicó.

“Y es que hay miedo en algunos policías de ser procesados e ir presos, por eso a veces no disparan porque temen matar a una persona que sea inocente.

“En mi caso nunca he matado, aunque sí herido a delincuentes, pero ha sido por tácticas de reacción”, aseguró.

Y todo por un salario insuficiente

El salario que entra ganando un policía es de $524 al mes y cada cuatro años dentro de su escalafón salarial le van aumentando $25. Algunos tienen familia, deudas como el pago de casa o préstamos personales por lo que considera que esa remuneración no es suficiente.

“Por esa situación, muchos policías han buscado trabajar en sus tiempos de descanso para ayudar a sus familias, ya que lo que ganamos no es suficiente”, detalló Sebastián.

Dijo que a esto hay que agregarle que un policía necesita de un medio de transporte para trasladarse a su casa, ya sea una motocicleta o un vehículo por seguridad.

Algunos compañeros de Sebastián se han endeudado con los bancos para comprar carro o motocicletas porque se considera que el policía tienen que cuidarse, pues nadie más lo va hacer.

Dentro de la PNC se maneja la frase: “No te preocupes por tu familia, porque está segura y está siendo cuidada por otro policía, lo cual no es así”, afirmó.

Comentarios