• Diario Digital | Jueves, 14 de Diciembre de 2017
  • Actualizado 11:03

Política - ALEGANDO PERSECUCIÓN POLÍTICA

Mauricio Funes cumple un año como asilado en Nicaragua

El 2 de septiembre de 2016, el exmandatario fue notificado sobre un asilo político obtenido gracias a la mediación del FMLN.

Mauricio Funes cumple un año como asilado en Nicaragua

El pasado sábado 2 de septiembre, se cumplió un año desde que el expresidente de la República, Mauricio Funes y su familia recibieron el asilo político en Nicaragua.

Funes salió de El Salvador a mediados de agosto, alegando una persecución política, a recomendación y venia de la dirigencia FMLN, quienes intercedieron por él para que Daniel Ortega otorgara el beneficio.

En un primer momento, Funes aseguró que se encontraba en Nicaragua trabajando como asesor, pero una semana después se conoció del trámite que realizó y que incluía a su actual pareja y sus hijos.

En la publicación del Diario Oficial del 2 de septiembre de 2016 se hacía constar del beneficio otorgado a Carlos Mauricio Funes Cartagena, Carlos Mauricio Funes Velasco, Diego Roberto Funes Cañas, Mauricio Alejandro Funes Guzmán y Ada Mitchell Guzmán y se consigna que les fue otorgado por la amenaza que tienen luego de luchar por la democracia en El Salvador.

Al tener el nuevo estatus, Funes también reveló que había salido del país por una serie de investigaciones que la Fiscalía realizaba por supuestos actos de corrupción durante su gestión.

Estas investigaciones llevaron a los representantes del Ministerio Público a allanar viviendas e incautar pertenencias de Funes, quien habría salido del país a mediados de agosto de 2016 antes de los procedimientos fiscales.

Las pertenencias incautadas por fiscales fueron las pocas que Funes dejó ya que vecinos aseguraron que, días antes de conocerse los allanamientos, varios furgones de mudanzas llegaron a limpiar las dos viviendas. 

Nidia Díaz, quien es una de las efemelenista más cercanas al gobierno de Ortega, aseguró que el Ministerio Público tenía lista una orden de captura contra Funes.

“Yo les aseguro que si el expresidente Funes hubiese estado en su casa cuando la llegaron a allanar, la Fiscalía se lo hubiera llevado, sin haber una sentencia de por medio”, declaró en su momento.

El fiscal general, Douglas Meléndez, negó que esta orden de captura exista e invitó a Funes a regresar al país para enfrentar el proceso de responsabilidad civil que está parado porque Funes no regresa al país y porque las autoridades no pueden ir por él a Nicaragua.

Desde ese momento, Funes ha aprovechado cualquier polémica con el Ministerio Público para reprochar la forma en la que está trabajando la administración actual, que a su juicio es sesgada a favor de ARENA.

Solo a través de su cuenta de Twitter, el exmandatario sigue estando en todo. Ha tenido duros encontronazos con otros personajes por temas de la agenda salvadoreña.

También, adelanta noticias que le da su red de informantes en las diferentes instituciones de Estado, quienes incluso le han prevenido de movimientos de la Fiscalía, como el caso de "criteriar" en un caso de lavado de dinero al exdirector del Seguro Social, Leonel Flores, para que éste testifique en contra de Funes.

Además, se defiende de las supuestas donaciones que la empresa Odebrecht hizo para su campaña electoral en 2009 y que tiene bajo investigación a Lula da Silva y sacó del poder a Dilma Roussef.

Con la promesa de volver al país solo cuando deje de ser un perseguido político, Funes lamentó la muerte de su mentor, Hato Hasbún, pero poco ha dicho sobre la resolución del fallo del juez por el denominado caso Tregua, que lo involucra como autor intelectual.

Comentarios