• Diario Digital | martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 08:27

Política - Análisis

Nayib Bukele, a pocos pasos de romper relaciones con China

Desde la casa de gobierno se maneja cierta información relacionada con el presidente electo y su cercanía con Estados Unidos.

china4
Entrada a la Ciudad Prohibida, Beijing, China. Foto de El Salvador Times.
Nayib Bukele, a pocos pasos de romper relaciones con China

—Mire, en el asunto de China, los gringos ya le doblaron el brazo a Bukele. Y Nayib se los ha aceptado a cambio de cooperación: Va a romper relaciones con China para quedar bien con Estados Unidos.

Si la frase viniera de un análisis de parque o de una conversación de plaza tal vez la lectura podría ser interpretada como mera especulación de barrio; pero no, no se trata de chismorreo: es lo que comienza a manejarse en las entrañas de la Casa Presidencial salvadoreña.

No es fortuito este análisis. Está cimentado en dos grandes hechos: la promesa del presidente entrante, Nayib Bukele, de que iba a revisar las relaciones diplomáticas con China; y de la más reciente conversación que el mandatario electo tuvo esta misma semana con John Bolton, asesor del presidente de EE.UU. Donald Trump, en el que se tocó el tema de la nación asiática.

No se puede acusar de paranoia a nadie en este asunto, primero porque las palabras de Bukele ahora son de presidente electo, no son del “troll” o el enemigo público número uno tanto de ARENA como del FMLN en campaña política. No, ahora ya tiene la sartén por el mango.

Cuando ha mencionado el “China affaire”, Bukele habla de una revisión, que en lenguaje diplomático implica analizar seriamente si le conviene o no al país.

Y es en este punto donde entra la otra parte de la suspicacia. A Bukele le conviene estar bien con propios y extraños. Le convienen, para ser más concretos, las buenas relaciones con los Estados Unidos. Ya se reunió con la embajadora estadounidense en el país, Jean Manes, y en esas conversaciones no solo se toma té con galletitas; se habla de alta política y se le hace saber al invitado de la embajada la postura que tiene la nación del norte sobre variados temas. China, por ejemplo.

Si a esto se suma la llamada telefónica de Bolton a Bukele no es peregrino pensar en el eje político que comienza a construirse. Sobre todo cuando ha sido el mismo emisario de Trump quien publicó en su cuenta de Twitter: “Hoy hablé con Nayib Bukele para felicitarle por su victoria histórica y expresar su apoyo a los Estados Unidos. Discutimos maneras de fortalecer la amistad entre Estados Unidos y El Salvador y colaborar para restaurar la democracia en Venezuela y contrarrestar las prácticas predatorias chinas en el hemisferio”. No, no estaban conversando sobre colores de calcetines.

Por eso, quizás, es que el alto funcionario salvadoreño de la casa de gobierno dice que a Bukele “los gringos ya le doblaron el brazo”. O quizás lo infiere del tuit —posterior al de Bolton— en el que Bukele se regocijaba con esa cercanía con el reino del Norte y prometía, en inglés: “Los Estados Unidos encontrarán en El Salvador no solo un aliado, sino también un amigo. Gracias secretario Bolton por su disposición en establecer nuestras relaciones. Primero Dios seremos capaces de hacer mucho en beneficio de nuestra gente”.

Aliados de Bukele

En el tema de romper con el gigante asiático Bukele no está solo.Tiene de su lado a empresarios salvadoreños que, ya sea de manera real o hipócrita, extrañan el amor que les brindó —y sigue dando, de alguna manera— Taiwán y esperan que el nuevo inquilino de Casa Presidencial regrese al pasado y vuelva a amarrar con la isla y mate de un tajo el naciente amor con China continental.

Otro aliado de Bukele es el partido ARENA, por lo menos su fracción (o parte de su fracción) legislativa, desde donde se ha cocinado una propuesta legal para que no sea el Gobierno Central, sino la Asamblea Legislativa, quien pueda decidir si se cancela o no un Tratado de Libre Comercio. Porque resultó que El Salvador, hace pocos días, decidió cancelar el TLC con Taiwán debido a que el acuerdo con China Popular así lo demandaba.

Cuando esto del TLC salió a la luz se dispararon las alarmas en varios empresarios salvadoreños; sobre todo de cañeros y azucareros.

En una publicación de El Diario de Hoy, representantes de empresarios relacionados con el rubro dulce lanzaron coces contra el gobierno y lo tildaron de farsante porque les había prometido que no se iba a cancelar el TLC con Taiwán.

No es absurdo, entonces, que decenas de empresarios (enemigos a ultranza de Bukele durante la reciente campaña proselitista) ahora sean los amigos del presidente electo para que les ayude a volver a las mieles de la reducción de aranceles para sus productos que les otorgaba Taiwán.

—Bukele, con esto de China, ha asumido una posición sumisa, genuflexa —insiste el alto funcionario salvadoreño.

—¿Y cuál será ese supuesto gran deseo de tener de cerca a los estadounidenses? —le pregunto.

—Es que mire, eso es parte de la estrategia de Bukele. Quiere hacerse amigo de los gringos para que después sean ellos los que le doblen el brazo a los políticos que contraríen los planes de Bukele… y obligarlos a que voten por sus propuestas en la Asamblea Legislativa.

Al escuchar esto termino de golpe el buen café que se sirve en la casa de gobierno y, poco antes de marcharme, el funcionario vuelve a la carga.

—Lo de Bukele es sometimiento. Así, a secas. Sometimiento. Es más, le voy a revelar algo que pocas personas saben…

Decido picar el anzuelo. —A ver ¿cuál es ese secreto?

—Este señor Bolton fue el último funcionario de Estados Unidos que quiso impedir que abriéramos relaciones con China. Fue en último de los enviados de Trump que habló con el presidente Sánchez Cerén para convencerlo de que no nos aliáramos con China. Ahora, Bolton es el que le habla a Bukele porque necesita recuperarse internamente, en su gobierno, de la derrota que tuvo con nosotros.

No, no suena a especulación de barrio o a un análisis de parque.

Afuera de la oficina se escucha el paso del viento de febrero. No gorjean los pájaros. Hay silencio. El mismo silencio, por lo menos mediático, que se mantiene a pocas cuadras de la oficina del funcionario: en la embajada de la República Popular de China… por ahora.

Comentarios