• Diario Digital | miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:39

Política - En seguro médico del 2016

Empleados legislativos utilizaron $600,000 para cubrir tratamientos de diabetes, hipertensión, triglicéridos y sinusitis

Entre enero y noviembre de 2016 el órgano legislativo gastó $4.2 millones para atender todo tipo de enfermedades, servicio de farmacia, laboratorio y honorarios médicos para diputados y empleados.

Seguro médico
Empleados legislativos utilizaron $600,000 para cubrir tratamientos de diabetes, hipertensión, triglicéridos y sinusitis

Este año la Asamblea Legislativa gastó un total de $598,108.67 solo para cubrir honorarios de doctores, hospitalización, medicinas y servicios de laboratorio de cuatro enfermedades en particular: diabetes melitus, hipertensión arterial, sinusitis aguda, problemas de triglicéridos y colesterol alto de sus empleados.

El listado de servicios que cubre la póliza de gastos médicos, y que fue obtenido por El Salvador TIMES a través de la  Oficina de Acceso a la Información Pública de la Asamblea, evidencia que se ha atendido un centenar de padecimientos que van desde los más comunes, como una gripe y hongo de uñas, hasta enfermedades graves tales como el cáncer y traumas de cráneo. 

Aunque se extendieron exámenes de laboratorio y medicinas para un listado diverso de padecimientos, las cuatro enfermedades más comunes -y que consumieron más costo- son las que se detallan a continuación:

La primera es la diabetes melitus, cuya atención médica generó $226,556 durante el año que está por finalizar, y para la cual se atendieron 20 hospitalizaciones a un costo de $8,284; mientras que los honorarios médicos en 746 casos atendidos fue de $25,826; en laboratorio se realizaron 452 exámenes a un costo de $27,109 y en medicinas para 1,215 personas el costo fue de $165,337.

La segunda enfermedad que generó más costos fue la hipertensión arterial, para la cual se gastaron $125,406. La compra de medicina para 1,307 personas hipertensas ascendió a $84,277, mientras que en 20 casos de hospitalización se requirieron $8,284. En honorarios médicos de 828 personas se gastó $21,431 y en 183 exámenes de laboratorio se pagó $11,414. 

Otro padecimiento común que aqueja a los empleados legislativos es el colesterol y los triglicéridos altos, cuya atención tuvo un costo de $84,277, entre medicina para 1,307 beneficiarios. Los honorarios médicos ascendieron a $7,867 y se realizaron 297 exámenes a un costo de $18,225.

El cuarto ejemplo de enfermedades que generaron altos costos dentro del órgano legislativo es la sinusitis aguda, para la cual se adquirieron medicamentos para 1,020 personas a un costo de $89,896; se hospitalizaron 74 pacientes en quienes se gastó $29,219, y el costo por honorarios médicos de 992 casos también fue de de $29,219.

Los datos consultados indican que de enero a noviembre de este año los salvadoreños hemos pagado un total de $4,272,683.93 para atender todo tipo de enfermedades de los 5,439 beneficiarios del seguro médico privado de la Asamblea, entre los que además de diputados, se incluyen empleados legislativos y sus familiares.

Dicho monto contempla $1.3 millones en medicinas, $1.4 millones en gastos de hospital, $1.1 millones en concepto de honorarios médicos, $334,900 en laboratorio y $44,301 en laboratorio clínico.

Este año, la Asamblea Legislativa pagó $6.5 millones por el servicio médico privado y, aunque la junta directiva liderada por el presidente Guillermo Gallegos y los nuevos directivos de ARENA buscaban bajar el costo de este beneficio para el 2017 en aras de la austeridad, no pudieron lograrlo.

La aseguradora que prestaba el servició pidió $7.7 millones y los directivos hicieron una contrapropuesta para mantener el contrato actual por el mismo costo y con los mismos beneficios. Sin embargo, la aseguradora se negó, argumentando que existe un excesivo uso del seguro y, en ocasiones, de manera irresponsable.

Por esta razón, en los primeros días del próximo año la Asamblea deberá volver a licitar para contratar dicho servicio, pero mientras dure el proceso –que puede ser entre uno y dos meses- los diputados, los empleados y sus familiares, deberán atenderse en el Seguro Social o pagar el servicio con su salario.

Comentarios