• Diario Digital | jueves, 02 de diciembre de 2021
  • Actualizado 12:08

Política - solo es falta de liderazgo

Empresarios e industriales confían en la salud mental de Sánchez Cerén y no creen que necesite examen médico

TERCERA ENTREGA. Integrantes de la ANEP, ASI, FUNDE, FUSADES y Aliados por la Democracia dejaron sola a ARENA en su intento de pedir una evaluación de salud mental del presidente, aunque señalaron deficiencias de liderazgo y conocimientos en el mandatario.

anep
Representantes de la empresa privada sostienen frecuentes reuniones con el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, para abordar temas de interés nacional. Foto de referencia: Casa Presidencial
Empresarios e industriales confían en la salud mental de Sánchez Cerén y no creen que necesite examen médico

Empresarios e industriales agremiados, y otros tanques de pensamiento, confían en que el mandatario tiene la salud mental idónea para ejercer el cargo y restaron importancia a la propuesta de ARENA, de conformar una comisión de médicos que le haga un examen a sus facultades mentales, aunque hicieron énfasis en la falta de liderazgo y pasividad que denotan en el presidente para dirigir el destino de la nación.

Estos sectores, que suelen ser duros en sus planteamientos y críticas al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, por las decisiones que toma sobre todo en materia económica, de seguridad, salud y educación, a la hora de hablar sobre si se necesita evaluación médica mental del mandatario, se van por la tangente y prefieren no confrontar.

Para Domingo Méndez, de Aliados por la Democracia, el episodio protagonizado por Sánchez Cerén el fin de semana pasado cuando pidió a dos mujeres en sillas de ruedas ponerse de pie, no deja de ser gracioso, e incluso soltó alguna risa cuando se le preguntó por el mismo, pero no se aventuró a apoyar ni a título personal ni como institución, la solicitud de ARENA.

“El presidente ha cometido muchos errores por su inexperiencia o por ignorancia, pero yo no sería quién como para poder apoyar que la Asamblea haga un examen siquiátrico o sicológico para saber sobre si su salud mental está en deterioro o no”, mencionó.

Antes de abordar a Méndez, este había hecho una evaluación negativa de la gestión presidencial durante 2016 y había desmentido el informe presentado este mes por el mandatario, que como punto principal sustentaba un crecimiento económico de 2.6% “el más alto en los últimos 16 años”, según el mismo Sánchez Cerén.

El expresidente de la Corte Suprema de Justicia, insistió en “la ignorancia” presidencial en ciertos temas, pero quiso dejar claro que no es necesario un examen de salud mental. “No me atrevería a decir que el presidente necesita un examen siquiátrico, no me atrevería realmente”, dijo.

Por otra parte, todo mundo sabe que Jorge Daboub, expresidente de la ANEP, habla sin pelos en la lengua a la hora de hacer valoraciones contra sus adversarios ideológicos, pero esta vez guardó distancia y mostró respeto hacia la investidura.

Cuando se le consultó sobre la petición de ARENA, Daboub respiró hondo como para medir sus palabras, y luego soltó: “hay temas más relevantes ahorita y más que preguntarse si está apto (mentalmente) para gobernar o no (el presidente Sánchez Cerén), es de preguntarse si la ideología de su partido tiene la visión de futuro correcta para el país, y ahí me atrevo a decir que es la equivocada”, manifestó.

“¿La salud mental del presidente? No creo que sea motivo para una discusión”, aclaró.

Daboub cuestionó las decisiones del mandatario, y dijo que en materia de seguridad no se puede vivir seguro en el país, que no se puede salir de casa sin pensar que afuera alguien puede atentar contra la vida de los ciudadanos; y que en cuestiones de economía tampoco se puede hablar de crecimiento económico si no hay fuentes de empleo ni oportunidades, agregó.

En representación de la Asociación Salvadoreña de la Industria, ASI, Javier Simán, prefirió aclarar que como institución, están comprometidos con promover el respeto a la institucionalidad, e incluso se atrevió a especular que la propuesta de ARENA podría ser una maniobra de los políticos “y entonces no podemos apoyarla”, respondió.

El empresario pidió además respeto a la Constitución y dijo que si hubiera indicios de problemas de salud en el presidente, habría que actuar apegados a la Carta Magna y no a “maniobras”.

ANEP, FUSADES y FUNDE evaden hablar sobre el tema

Otro de los tanques de pensamiento de la derecha, la Fundación Nacional para el Desarrollo, FUNDE, dirigida por el analista Roberto Rubio, no respondió a la propuesta de ARENA, específicamente de Portillo Cuadra, excusándose en que primero habría que analizar su contenido y que podrían generar opinión en enero del próximo año, cuando Rubio regrese al país, ya que se encuentra fuera y no regresará hasta entonces.

En el mismo sentido respondió FUSADES, que a través de su departamento de comunicaciones, expresó que antes de fijar postura, el director del área política, Luis Mario Rodríguez, el equipo tendría que hacer un estudio.

En tanto, la gremial de empresarios de mayor connotación en el país, ANEP, tampoco respondió a las preguntas de este periódico. En reiteradas ocasiones intentamos comunicarnos con el presidente Luis Cardenal para formularle si las decisiones que ha tomado el presidente Sánchez Cerén en su gobierno denotan una salud mental adecuada para la investidura; así como quisimos conocer la postura oficial sobre si ¿es parte del crecimiento democrático que un presidente de la República sea sometido a este tipo de exámenes? Pero los intentos no dieron frutos.

Pese a que los grupos que generan opinión para la derecha no acuerpan la moción de ARENA, y hasta soltaron alguna risa ante tal petición o prefirieran guardar silencio, el abogado y diputado de ARENA, Portillo Cuadra, cree que el asunto es serio y que no debe ser tratado como un chascarrillo ni de un lapsus mental de parte del presidente de la República. Tan en serio se lo ha tomado que no ha desistido de presentar la pieza de correspondencia para pedir formalmente a la Asamblea Legislativa un examen médico, clínico-sicológico “para ver si el presidente está apto para seguir gobernando”.

El objetivo de Portillo Cuadra, finalmente, sería la destitución del jefe de Estado, aduciendo una posible incapacidad mental.

Comentarios