• Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 12:50

Servicios - DIPUTADA MAYTEÉ IRAHETA

Diputada: “El lago de Güija está en igual o peor que el de Coatepeque y es contaminado por minería de Guatemala”

“Parte de la contaminación es por las heces de los salvadoreños, no las heces de una empresa... Deben ser temas de país”.
Foto: Turismo SV
Foto: Turismo SV
Diputada: “El lago de Güija está en igual o peor que el de Coatepeque y es contaminado por minería de Guatemala”

La diputada de ARENA y miembro de la comisión de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Asamblea Legislativa, Mayteé Iraheta, informó que no solo el lago de Coatepeque está pagando los estragos de la contaminación, sino también el lago de Güija, el cual está en iguales o peores condiciones.

El ministro de Medio Ambiente, Fernando López, dijo que tras los estudios realizados en el lago de Coatepeque se detectaron residuos fecales hasta 35 veces arriba de los parámetros normales. La diputada Iraheta dijo que el lago de Güija sufre el mismo problema.

“El lago de Güija está en iguales o peores condiciones que el Lago de Coatepeque, lo que sucede es que el lago de Coatepeque es mucho más turístico que el Lago de Güija, que tiene un tiempo de vida mucho más corto”, explicó la legisladora.

Diputada Maytee IrahetaEl ministro decía que los niveles de contaminación en el Lago de Coatepeque son altos. Han encontrado residuos fecales 35 veces más de de lo normal y aceites de vehículos, ente otros.

Para ampliar un poco esa información, el problema es que en El Salvador tenemos el 95% de los ríos contaminados por aguas negras y grises. Vamos a la raíz del problema: la Ley manda que sea ANDA quien deba tener plantas de tratamiento dispersas en el país que logren solventar ese problema. Hay unas cuantas en el país y la mayoría no funciona. Al no funcionar las plantas de tratamiento, la población no se pregunta a dónde van a parar sus heces; directamente a los ríos, pero en el caso del lago de Coatepeque y el lago de Güija y otros en el país el problema es que la comunidades no tienen plantas de tratamiento y las alcaldías no han buscado como solventar desde su trinchera eso y todo va directo al lago.

El lago de Güija está en iguales o peores condiciones que el Lago de Coatepeque, lo que sucede es que el lago de Coatepeque es mucho más turístico que el Lago de Güija, que tiene un tiempo de vida mucho más corto que el de Coatepeque.

¿Cuál es la situación del Lago de Güija?

Está siendo contaminado por las heces, que son las aguas grises, pero también por minería que se está trabajando en Guatemala y que envían los residuos al lago de Güija. El otro tema en ese lago es el deslave de tierra que se ha ocasionado porque se ha desviado el cauce del principal rio que le daba agua, eso lleva tierra y está aumentando su nivel y eso significa que el lago no logra captar agua.

¿Qué manda la Ley?

El Lago de Coatepeque tiene un tiempo limitado para su existencia si no logramos solventar ese problema. La Ley manda que sea ANDA quien arregle esto, pero las municipalidades tienen responsabilidad también y pueden gestionar para solventar esto.

La Ley estipula que sean los negocios a la orilla de los lagos y playas que deben tener sus plantas, pero hay un incumplimiento de la legislación ¿A quién le compete tener una observación directa? Al ministerio de Medio Ambiente, que debe fortalecer la vigilancia que tenemos. También les llega contaminación por basura que la gente tira y es ahí que no entiendo cómo el ciudadano y el empresario no comprenden que si el lago está hecho un asco el turista no va a tener el mismo atractivo, pero todavía me sorprende más el turista irresponsable que llega ahí y que tira la basura y contamina.

Parece que nos falta educación medioambiental…

Es un nivel de inconciencia que tenemos en el país muy grave. Hay gente que dice, en el oriente del país, “¿A mí qué me importa que el Lago de Coatepeque deje de existir?” “¿A mí qué me importa que el lago de Güija no exista?”,  o yo desde Sonsonate puedo decir “¿Qué me importa que el río Sapo en Morazán deje de existir?” El problema es que tenemos un solo territorio, y que en 10 años el conflicto en el país va a ser por agua, por el brote del agua, no va a haber agua y eso tiene que ver con el cuido de nuestros bosques, el tema de la deforestación, contaminación y muchos otros agravantes, pero lo que pase en el oriente nos va a afectar en el occidente y lo que pase en el occidente nos va a afectar en el oriente. Esto es algo que debemos hablarlo con sinceridad, todas las heces y aguas negras van a parar a la mayoría de nuestros ríos y hay que empezar a aclarar mitos y legendas.

¿A qué mitos y legendas se refiere?

La gran industria tiene en nuestro país reglamentos especiales que les obliga a tener plantas de tratamiento, tienen plantas de tratamiento, sacan el agua del río pero de arriba de las comunidades vienen las heces con la contaminación y abajo también, ¿entonces, de qué sirve que algunos estén solventando el problema? Sirve de algo, pero no se solventa al nivel macro.

En este país, las cooperaciones y préstamos deberían estar moviendo su mirada a plantas de tratamiento, que cuestan millones de dólares, eso ya lo sé, pero la vida de los salvadoreños vale más y al paso que vamos en 10 años no vamos a tener agua, ni que vayamos a un país vecino a pedirla, porque tampoco nos la van a dar.

Para poner un ejemplo: si una empresa utiliza el agua de los ríos ¿no debería reintegrar ayudando a en otros aspectos? Como ayudando a descontaminar. En algún momento se habló de la responsabilidad social empresarial.

No creo que sea un tema de responsabilidad empresarial, no es un tema de lo que me sobra o quiero hacer, sino que es un tema de responsabilidad del salvadoreño, del ser humano. La empresa, equis empresa, debe aportar como todos los sectores debemos hacer. Parte de la contaminación es por las heces de los salvadoreños, no de las heces de una empresa. Deben ser temas de país, de responsabilidad de todos, de ser posibles mandadas por ley para que se pueda participar en la recuperación de los lagos y otros espacios.

¿Cómo se hace para que tomemos conciencia de los graves daños al medio ambiente que causamos?

Es un tema que lo estamos trabajando desde la Asamblea, creo que es el análisis lógico: primero apostar por la educación, por eso hace 7 meses hemos pedido una reforma al artículo 47 de la Ley General de Educación para priorizar el cuido medioambiental a través de las buenas prácticas; a través de la Ley podemos presionar desde los centros educativos para empezar a cambiar la mentalidad de los ciudadanos. Se puede educar a las comunidades acercándose a ellas, llevando proyectos específicos, no necesariamente solo con la ley. Concientización, ese es otro paso también, de entender de lo que estamos haciendo no es correcto para el medio ambiente, campañas visuales, radiales, que le permitan a la comunidad darse cuenta que lo que está haciendo es totalmente dañino para el resto de los visitantes.

El otro tema que creo que se debe tomar en cuenta es un compromiso del empresariado, de participar junto con las municipalidades y algún cooperante, para trabajar de manera conjunta y encontrar una solución. Es un tema de participación y lo otro es fácil, multas. Si no quiere entender empecemos a multar y si algo le va a afectar al salvadoreño es que le toquen el bolsillo. El encargado es el Ministerio, pero las municipalidades pueden crear ordenanzas para multar, los métodos cada una de las alcaldías se lo inventan.

Similar a la iniciativa de la alcaldía de San Miguel…

Hay varias municipalidades, no solo San Miguel, pero en el referente principal que si tomaron la decisión, por ejemplo, de crear esas ordenanzas municipales y crear el método de vigilancia, si es el CAM, personas encubiertas, qué problema le va a dar sino las paga. Presenté una propuesta de ley para darles más herramientas, pero no puedo decir con cuánto los van a multar, eso le corresponde al alcalde. También creo que es necesario que se empiece a dejar de ver el tema ambiental como un tema de votos, no pueden decir que no van a ir a multar que ya no los van a querer, es un tema de país, sino tenemos país, por más que uno quiera, no va a tener relevancia.

¿Debe cambiar el rumbo de trabajo las nuevas autoridades del ministerio de Medio Ambiente?

Creo que es momento de que el Ministerio de Medio Ambiente comience a hablar con la misma solidez que han hablado del otorgamiento de permisos o el incumplimiento de la ley, es momento de hablar de los grandes temas de país que nos van a asegurar la supervivencia de los salvadoreños.

Comentarios