• Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 09:40

Servicios - Reformas a pensiones

Trabajador en edad de jubilarse: "Para cubrir la canasta básica se necesitan $600, pero las pensiones que están dando son de hambre"

Néstor relató a El Salvador Times su situación actual: Está a la espera de recibir su pensión, pero está sin empleo, sin dinero, con enfermedades crónicas y deudas con el banco.
Pensiones y reformas
Foto de cortesía.
Trabajador en edad de jubilarse: "Para cubrir la canasta básica se necesitan $600, pero las pensiones que están dando son de hambre"

Néstor F. (nombre cambiado por protecció de identidad) está por cumplir 62 años, y los trámites para su pensión los inició en diciembre de 2021. Tiene más de 30 años de trabajo cotizados en el INPEP, el Fondo Social para la Vivienda (FSV) y con una AFP.

A finales de 2020 fue despedido de la empresa donde laboraba y lleva más de un año sin empleo. Al iniciar su proceso de jubilación, en la AFP le dijeron que el trámite para su pensión tarda entre dos y tres meses.

"Yo como persona sin empleo necesito de mis fondos, porque aparte de carecer de un trabajo padezco de enfermedades crónicas como hipertensión, tiroides y asma bronquial ", relató a este medio.

Explicó que aún tiene deudas con el banco, ya que para el terremoto de 2001 se le cayó su casa en La Libertad y tuvo que hacer un préstamo para reconstruirla en su totalidad y hace cuatro años hizo uso del anticipo de saldo del 25% que le dio la AFP para hacerle otros trabajos de mejora a su vivienda.

"Gracias a Dios mis dos hijos ya trabajan y tienen su vida propia; pero tampoco voy estar esperanzado a que ellos me mantengan. Tengo a cargo a mi esposa y todos los gastos de la casa", dijo.

Al presentarse a la AFP para realizar el trámite de su jubilación, le dijeron que tenía que devolver el anticipo de saldo y con intereses, pero como ha estado sin empleo y sin dinero, no ha podido regresar los $7,000 que solicitó.

Actualmente aseguró que carece de dinero para comprar sus medicinas; además, tampoco cuenta con un Seguro Social. "Estoy sin servicios de salud", lamentó.

"Yo lo que estoy esperando son las reformas de pensiones que se supone va a presentar el Gobierno, y ojalá nos beneficie e incremente la pensión".

"Acá en el país, para cubrir actualmente la canasta básica se necesitan $600 como mínimo, y las pensiones que están dando ni siquiera llegan a la mitad, son una pensión de hambre", aseguró.

Hacer turismo local

Si Néstor recibiera su pensión de $600 detalló que le serviría para cubrir sus necesidades básicas: alimentación, medicina, pago de luz, agua, deudas con el banco, incorporarse al Seguro Social y al final ir a pasear y hacer turismo local.

"Uno puede estar viviendo tranquilamente sus últimos años, pagando sus impuestos, comprando su comida y medicina y no estar esperanzado a que le estén dando y no ser una carga para el Estado", opinó.

Consideró también que al tener una pensión suficiente para un retiro digno lo que piensa hacer es gastar parte del dinero acá mismo en El Salvador.

"Uno ya cuando está con sus años lo que hace es pasear en su país, disfrutar y gastar parte del dinero que uno obtenga de la pensión", aseveró.

Por último pidió a las autoridades que se toquen el corazón y mediten bien las reformas a las pensiones que van a presentar, porque tendrían que ser en beneficio de muchos de los que están cotizando y a punto de jubilarse.

Comentarios