• Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 00:35

Sucesos - 22 años de servicio en PNC

Carlos, el policía que padeció alcoholismo, se separó de su esposa y casi llega al suicidio

Explicó que a la mayoría de sus compañeros y a él les ha afectado —en el plano emocional y en el grupo familiar— los acuartelamientos prolongados.

Imagen de referencia. Archivo EST-
Imagen de referencia. Archivo EST-
Carlos, el policía que padeció alcoholismo, se separó de su esposa y casi llega al suicidio

Carlos (nombre cambiado por seguridad) tiene 22 años de ser policía, procreó dos hijos y actualmente está separado de su esposa por problemas de alcoholismo generados del estrés laboral e incluso comenta que de no haberse rehabilitado oportunamente se habría suicidado.

“El haberme separado de un hogar de 25 años de matrimonio... lo más probable es que hubiera seguido en el mismo problema de la adicción”, explicó el agente.

La intervención de sus dos hijos para ingresarlo a una clínica de rehabilitación fue fundamental para que no cometiera una decisión fatal.

El experimentado policía relató a El Salvador Times que a la mayoría de sus compañeros y a él les ha afectado en el plano emocional y en el grupo familiar los acuartelamientos prolongados, eso lo privó de llegar a su hogar a ver su esposa e hijos; y cayó en el vicio del alcohol.

“Tenía poco tiempo para llegar a la casa y cuando lo hacía solo eran problemas. Mi familia me reclamaba que por qué no le dedicaba tiempo y eso fue mermando la situación familiar, a tal grado que los mismos problemas me llevaban a ingerir bebidas alcohólicas", lamentó Carlos.

“Así, muchos compañeros como yo han perdido sus hogares, por esta misma situación de los acuartelamientos prolongados, el estrés laboral y la persecución de jefaturas de la Policía que sólo buscan reprimir al agente en vez de ayudarlo en el aspecto psicológico”, se lamentó.

Dijo que en la delegación donde estuvo destacado nunca se le dio tratamiento a estos casos de alcoholismo.

“A consecuencia de todo esto que se ha ido acumulando más la pandemia vino a reventar en depresión de los policías y eso está llevando a muchos a que se quiten la vida”.

“La depresión en muchos compañeros está causando este tipo de problemas... la gente que ya tiene más tiempo de estar en la Policía, la misma situación laboral la esta llevando a adquirir enfermedades terminales como la diabetes”, detalló.

Rehabilitación en Alcohólicos Anónimos

Carlos expresó que da gracias a Dios que lleva tres años de rehabilitación en Alcohólicos Anónimos, lugar al que asiste a las terapias grupales.

“Si no hubiera ido a los Alcohólicos Anónimos quizás pude haber llegado al suicidio... pero comentar y hablar esa situación con otras personas y desahogarme eso que andaba adentro me ha servido para aceptar mi verdadera realidad”.

“A otros policías que están viviendo algo similar les recomiendo que comenten el problema con alguien de confianza, porque nosotros por machistas que somos nos quedamos callados y ante la burla que podamos tener de otros, no comentamos este tipo de situaciones”.

Otro consejo que dio para otros policías que estén enfrentando ese problema, es que para todo hay solución y primero hay que pedirle a Dios que cambie la forma de pensar y buscar ayuda profesional.

Comentarios