• Diario Digital | Martes, 23 de Octubre de 2018
  • Actualizado 07:39

Judiciales - CONFIESA EL DELITO

Empleada de empresa de muebles utiliza una hoja en blanco firmada por su jefe para hurtar más de $30,000

La mujer utilizó una hoja firmada por su jefe para pedir autorización al banco y movilizar el dinero de la empresa a cuentas de su madre, a quien le depositó más de $23,000.

Empleada de empresa de muebles utiliza una hoja en blanco firmada por su jefe para hurtar más de $30,000

Luego de haber sido recomendada por un amigo, Verónica Madrid Ramírez logró encontrar un oportunidad laboral el 16 de enero de 2011, misma que la acreditaba como asistente administrativa de la empresa Muebles Continental (MC), una asociación hermana de Modulares PB.

Ambas empresas, establecidas en siete países incluidos El Salvador, se dedican a la fabricación de muebles de oficina y por aquellos días necesitaban a una persona encargada de emitir cheques para hacer cancelaciones y realizar los pagos a los proveedores de materiales.

Fue esa plaza en donde cazó Madrid Ramírez, por lo pasó a formar equipo de MC. La confianza fue tal que le asignaron el control de la caja chica de la empresa. Además, Roberto L., el representante legal de la firma, le confiaba diversos documentos firmados.

En los últimos días de mayo de 2012, Roberto se dirigió hacia Guatemala para verificar las labores de una de las sucursales de la asociación, pero tuvo que dejar en manos de Madrid Ramírez una carta en blanco firmada para que se pudiera realizar un negocio que estaba en espera de concretarse.

La mujer aprovechó el papel firmado para redactar en él una autorización a su nombre para el ingreso a la cuenta bancaria de la empresa Modulares PB, en donde solicitaba a una agencia un pin, un usuario y el acceso a la banca electrónica.

El fin de lo anterior era poder realizar transacciones y con ello sustraer dinero de la empresa para cancelar sus deudas, según lo confesó en la audiencia de vista pública instalada por el Tribunal 4° de Sentencia.

“Señora jueza, estoy muy arrepentida de lo que hice, involucré a mi madre y yo solo quería pagar mis deudas”, admitió la mujer, quien con ese acceso, la imputada logró hurtar más de 30 mil dólares.

El hurto

A Roberto L. le pareció extraña la desaparición de más de 30 mil dólares en tan solo siete meses, específicamente del 6 de junio de 2012 al 18 de enero de 2013.

Por ello solicitó al banco en donde tiene abierta la cuenta empresarial de la asociación Modulares PB el estado de la misma y en ella se reflejaba las 76 transacciones que su empleada Madrid Ramírez había realizado sin que él hubiera autorizado su acceso.

De acuerdo a la pericia hecha por un contador a solicitud del Juzgado 5° de Instrucción se determinó que la mujer habría hecho 67 transacciones bancarias a nombre de su madre, América Ramírez de Madrid, a quien le depositó más de $23 mil. Las nueve transacciones restantes fueron depositadas a ocho personas más.

En los días en que Roberto se enteró del hurto, la mujer estaba en los meses de maternidad, pues acababa de dar a luz. Ante esto, el afectado decidió presentarse hasta su vivienda ubicada en Soyapango para confrontar a la imputada.

La sorpresa de Madrid Ramírez fue grande al ver a su jefe plantado en la sala de su casa. Ella le confesó haber tomado los más de 30 mil dólares, pero le indicó que se los pagaría bajo un acuerdo, por lo que le dio un vehículo a cuenta y 1,000 dólares.

Además, ella prometió cancelar por cuotas lo adeudado, pero el afectado decidió interponer la demanda en su contra por impagos con lo acordado.

Además, otra de las detenidas y que tiene un proceso en su contra en calidad de cómplice es su madre.

Tras el proceso judicial y luego de la confesión y el desfile de la prueba presentada por la Fiscalía General de la República (FGR), la imputada fue condenada por el  Tribunal 4° de Sentencia a ocho años de prisión por  el delito de hurto agravado.

Mientras que su progenitora aún espera ser procesada pese a que Madrid Ramírez dijo que ella desconocía el delito que estaba cometiendo en contra de una de las empresas de muebles.

Comentarios