• Diario Digital | domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 17:37

Sucesos - Detalles del crimen

Doctora intentó defenderse de brutal ataque realizado por su pareja

Las inspecciones señalan que la mujer aruñó a su pareja cuando este la golpeaba. En la casa se encontraron rastros de sangre desde la habitación hasta la sala; el hijo de la doctora estaba en la vivienda al momento del crimen.

Rosa María Bonilla Vega
Rosa María Bonilla Vega
Doctora intentó defenderse de brutal ataque realizado por su pareja

La doctora Rosa María Bonilla fue golpeada salvajemente por su pareja, Denys Elenilson Suárez, quien la habría perseguido y arrastrado por varios lugares de la vivienda que ambos compartían en la residencial Bariloche de Santa Ana y donde se dio la discusión que terminó con el asesinato de la profesional.

En horas de la madrugada del martes 23 de enero la mujer habría iniciado una discusión por causas que no se han establecido, pero que al parecer estarían ligadas a la administración del dinero de la pareja. Según las investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR), aunque el hombre no trabajaba, le exigía a Bonilla que le entregara la totalidad de los ingresos que obtenía en su trabajo en el Ministerio de Salud y en un negocio de jugos y licuados.

Los reclamos de Bonilla provocaron la ira de Suárez, quien ese día comenzó a golpearla en el rostro y otras partes del cuerpo. Hay indicios incluso que la mujer fue arrastrada desde su habitación hasta la sala, en la planta baja de la casa.

Cuando fue ingresada en máxima urgencia del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), Suárez dijo que se había caído de las gradas, pero los médicos que la atendieron dieron aviso a las autoridades porque sospecharon que los golpes no correspondían a la versión.

El cuerpo de la mujer tenía fracturas en la nariz y otras partes del cuerpo que no estuvieron expuestas a un golpe como el que se describía.

"La doctora presentaba lesiones en su nariz y en otras zonas que no pudieron ser afectadas por una caída por más alta que haya sido la altura. Además, ella tenía señales en su cuello que alguien la quiso estrangular", explicó la jefa de la Unidad de Atención Especializada para una vida libre de violencia contra la mujer de la Fiscalía, Graciela Sagastume.

Suárez intentó limpiar la escena y después llamó al 911

El reporte fiscal señala que luego del primer examen médico, fiscales se trasladaron a la casa de la víctima en la que encuentra varios objetos movidos, así como señales que alguien intentó borrar las evidencias, debido a que la escena como la describió el primer informe no estaba.

"Los fiscales solo localizan pringas (de sangre) en las paredes de la casa, pero vecinos y familiares señalaron que Denys había manipulado y movido objetos en el lugar de los hechos", remarcó Sagastume, quien explicó que estos hechos corresponden al delito de fraude procesal o manipulación de una escena de crimen.

Estando detenido, a Suárez se le realizó una inspección física y se encontraron rasguños en diferentes partes del cuerpo, algo que lleva a las autoridades a concluir que previo a la muerte de la doctora, esta lucho por su vida mientras se defendía de la agresión física.

Las pruebas indican que hay un rastro de sangre que va desde la habitación que compartía la pareja, las gradas y la sala, lo que hace presumir que se trató de un pleito prolongado o que el hombre movió el cuerpo para hacer parecer que su versión era real.

"Al inspeccionar la zona de la lavadora se encontraron rastros de sangre, algo que deduce que éste lavó varios objetos para intentar alterar la escena", remarcó la fiscal. Se cree que Suárez intentó lavar un edredón y la ropa que tenía puesta la doctora, quien al momento de ser atendida estaba desnuda y tirada en el piso.

La Fiscalía cree que Suárez se tardó en dar aviso a las auroridades del 911 porque antes de llamar, intentó borras las evidencias.

El pleito entre la pareja ocurrió a eso de las 5:00 de la madrugada del martes y el hijo de Bonilla estaba en su habitación, dormido.

Comentarios